Galería Brillantina

Iquitos, Peru 2017

Italiano       Ingles


 

Francesco_Pavia_01.jpgFrancesco_Pavia_02.jpgFrancesco_Pavia_03.jpgFrancesco_Pavia_04.jpgFrancesco_Pavia_05.jpgFrancesco_Pavia_06.jpgFrancesco_Pavia_07.jpgFrancesco_Pavia_08.jpgFrancesco_Pavia_09.jpgFrancesco_Pavia_010.jpgFrancesco_Pavia_011.jpgFrancesco_Pavia_012.jpg

® Francesco Pavia

 

Amazonia: calor, humedad, mosquitos, barro y lluvia. ¡Todo esto ocupa el segundo lugar durante el taller, nuestro grupo de maníacos de la fotografía no se desalienta! El barro es poesía, la lluvia ayuda a dar un toque mágico a las imágenes. Entre una papaya y un café demasiado aguado Ernesto nos muestra sus obras inéditas, así como el trabajo de Giorgio y Nilo, ¡que pronto verán vida! La compañía de excelentes fotógrafos solo puede impulsarme a no ser trivial en mis fotos. Hemos visto lugares realmente remotos que han dejado una marca indeleble en mi alma, ¡quién sabe si alguna vez volveré! Incluso si no va a suceder, gracias al esfuerzo paciente de Ernesto (y Nilo y Giorgio) sé que vuelvo con un puñado de fotografías dignas de este nombre.
¡Una gran aventura fotográfica y humana!

Francesco Pavia

 



 

Giorgio_Negro_01.jpgGiorgio_Negro_02.jpgGiorgio_Negro_03.jpgGiorgio_Negro_04.jpgGiorgio_Negro_05.jpgGiorgio_Negro_06.jpgGiorgio_Negro_07.jpg

® Giorgio Negro

 

Viajar, viajar….Desde un lugar hacia otro, por cierto eso es maravilloso. A cada paso un encuentro, a cada encuentro una experiencia, en cada experiencia un descubrimiento. Pero la verdadera belleza está en viajar en el tiempo, atrás, atrás….Descubrir aquello que nos permite ser lo que somos hoy y también lo que no somos más, lo que hemos perdido para siempre. Iquitos es eso, es dejarse sumir en el fondo del misterio de un viaje hacia el pasado. Un misterio que no se dejará develar así de fácil, sino que sutilmente te invitará a descubrirlo, como una provocante sirena desde el fondo de la selva.

Giorgio Negro

 



 

Nilo_Rebecchi_01.jpgNilo_Rebecchi_02.jpgNilo_Rebecchi_03.jpgNilo_Rebecchi_04.jpgNilo_Rebecchi_05.jpgNilo_Rebecchi_06.jpgNilo_Rebecchi_07.jpgNilo_Rebecchi_08.jpg

® Nilo Rebecchi

Una brújula en fotografía, este es Ernesto para mí. Me muestra la dirección correcta. A menudo entro en un camino que me fascina, quizás seducido inconscientemente por los meteoros del momento, pero que no me lleva a ninguna parte. Él con amabilidad, con el rigor y la sinceridad habituales, incluso incómoda, del maestro, me dice. Su ojo educado, refinado y entrenado percibe instantáneamente lo que no funciona. A veces dudo de sus instrucciones. Necesito más tiempo, pero con tiempo me doy cuenta de que tenia razón. No hay atajos, no me puedo hacer y exigir descuentos. El camino es así, difícil, sin alternativas. Gracias de nuevo por insistir en mostrarme el camino.
Fue una buena oportunidad para compartir esta experiencia con Giorgio, Francesco y Raúl.

Nilo Rebecchi

 



 

Raul_Goycolea_01.jpgRaul_Goycolea_02.jpgRaul_Goycolea_03.jpgRaul_Goycolea_04.jpgRaul_Goycolea_05.jpgRaul_Goycolea_06.jpgRaul_Goycolea_07.jpgRaul_Goycolea_08.jpgRaul_Goycolea_09.jpgRaul_Goycolea_010.jpgRaul_Goycolea_011.jpgRaul_Goycolea_012.jpgRaul_Goycolea_013.jpgRaul_Goycolea_014.jpgRaul_Goycolea_015.jpgRaul_Goycolea_016.jpgRaul_Goycolea_017.jpgRaul_Goycolea_018.jpgRaul_Goycolea_019.jpgRaul_Goycolea_020.jpg

® Raul Goycolea

El camino solitario y el cuarto viaje a Iquitos, pero primera vez junto a Ernesto, fotógrafo que ha sido un referente en toda mi carrera. Volver a ver a mis amigos Iquiteños, el calor, la humedad, el accidente casi trágico a mi amigo Jackson, ir a su parrillada a beneficio, abrazarlo y entender que un viaje no son las fotos que hagas, si no los amigos que haces en el camino. Salir a tomar Aliento del Diablo y sentir como tus tripas se cuecen con el aguardiente y ají Charapa. Todos piensan que aquí vivimos en arboles y nos movemos en canoa me dice Laura. Le encuentro tanta razón. Ir a la plaza xxx, escuchar Trap, tomar Pilsen Callao, fumar hierba y ver a los jóvenes besarse con amor y calentura en las ya calurosas noches. El amanecer con 28 grados, la luz azul, las tardes verdes, las noches moradas. Tomar un peque peque e irse a perder a un pueblo donde no va nadie, disfrutar el paisaje, el sonido del motor. Comer Doncella, ceviche de paiche, refresco de Camu Camu. Disfruta de las historias tristes también, esas que te cuentan los amigos de allá, ver las caricias ajenas, la solidaridad. Los moto taxis no paran, la humedad, la fiebre, las picaduras de mosquitos, la sonrisa de un lagarto muerto. Las fotos que fluyen, se acumulan y comienzan a decirme cosas y a narrarme, comienzan hablarme por las noches mientras llueve como si una ola del pacífico cayera desde las nubes, es de noche y me siento caliente y afiebrado, la visión borrosa, las manos sudorosas, ahora entiendo lo que quiero decir, ahora entiendo lo que he querido decir de Iquitos. Planear el siguiente viaje, ver como se financia, volver a ver a los amigos. Por qué Iquitos? aún no lo se.  

Raul Goycoolea

 


Regresar a las Galerías 2017

 

Share