Galería Piece of Cake

Napoles, Italia 2015

Italiano       Ingles


 

01_Agnieszka Pilecka.jpg02_Agnieszka Pilecka.jpg03_Agnieszka Pilecka.jpg04_Agnieszka Pilecka.jpg05_Agnieszka Pilecka.jpg06_Agnieszka Pilecka.jpg07_Agnieszka Pilecka.jpg08_Agnieszka Pilecka.jpg09_Agnieszka Pilecka.jpg10_Agnieszka Pilecka.jpg11_Agnieszka Pilecka.jpg12_Agnieszka Pilecka.jpg13_Agnieszka Pilecka.jpg14_Agnieszka Pilecka.jpg15_Agnieszka Pilecka.jpg16_Agnieszka Pilecka.jpg17_Agnieszka Pilecka.jpg18_Agnieszka Pilecka.jpg19_Agnieszka Pilecka.jpg20_Agnieszka Pilecka.jpg21_Agnieszka Pilecka.jpg22_Agnieszka Pilecka.jpg23_Agnieszka Pilecka.jpg

® Agnieszka Pilecka

 

Ha sido mágico e inolvidable nuestra estancia en Nápoles. Muchas gracias a Ernesto Bazán con su energía inagotable y para compartir su intimidad fotográfica. Es un maestro maravilloso.

El tiempo dedicado a fotografiar para mí fue una gran experiencia de aprendizaje. Pero el tiempo dedicado a la conversación acerca de la fotografía no tiene precio. Conocí nuevas grandes personas: Luisa Vázquez, Pedro Dobis, Jacek Konieczny, Salvatore Esposito y su esposa Valeria, Andrea De Franciscis con quien espero estar en contacto durante mucho tiempo.

La pasión por la fotografía nos ha unido. Logramos capturar momentos fotográficos y compartirlos con los otros estudiantes. Nuestras reuniones en la mañana para hacer la edición de las fotos del día anterior nos permitió aprender mucho. Estábamos todos juntos, pero cada uno de nosotros tomó fotografías totalmente diferentes. Fue grandioso!

Agnieszka Pilecka

 



 

01_Jacek_Konieczny.jpg02_Jacek_Konieczny.jpg03_Jacek_Konieczny.jpg04_Jacek_Konieczny.jpg05_Jacek_Konieczny.jpg06_Jacek_Konieczny.jpg07_Jacek_Konieczny.jpg08_Jacek_Konieczny.jpg09_Jacek_Konieczny.jpg10_Jacek_Konieczny.jpg11_Jacek_Konieczny.jpg12_Jacek_Konieczny.jpg13_Jacek_Konieczny.jpg14_Jacek_Konieczny.jpg15_Jacek_Konieczny.jpg16_Jacek_Konieczny.jpg17_Jacek_Konieczny.jpg18_Jacek_Konieczny_copy.jpg19_Jacek_Konieczny.jpg20_Jacek_Konieczny.jpg21_Jacek_Konieczny.jpg22_copy_Jacek_Konieczny.jpg23_Jacek_Konieczny.jpg24_Jacek_Konieczny.jpg25_Jacek_Konieczny.jpg26_Jacek_Konieczny.jpg27_Jacek_Konieczny.jpg28_Jacek_Konieczny.jpg29_copy_Jacek_Konieczny.jpg30_Jacek_Konieczny.jpg31_Jacek_Konieczny.jpg

® Jacek_Konieczny

 

Intensidad. Esta palabra describe el tiempo pasado en Nápoles, en la forma más adecuada.
La intensidad de la vida de la ciudad, con su ruido del tráfico, los gritos de los vendedores ambulantes, peleas, risas.
La intensidad de sabores, el aroma de café increíble, el bouquet del vino, grafitis en todas partes. Pero lo más importante fue la intensidad de la aventura intelectual. No era sólo un laboratorio fotográfico donde un profesor dice: “Me gusta esto, no me gusta aquello.” Exploramos juntos el misterio de la fotografía y no lo hicimos sólo durante las sesiones de edición diaria, sino también (y quizás antes de todo) en el campo.

Hemos estado visitando los lugares más emblemáticos de la ciudad y sus suburbios, llenos de emociones y símbolos, donde el espíritu del lugar se nos asomó en cada esquina. Pero lo que más me gustó fueron nuestras disputas (especialmente en los muchos restaurantes con mesas llenas de rica comida ) sobre la fotografía, la historia, el arte, la filosofía, el cine y la vida.
Cada día que pasaba comprendí mejor por qué tantos estudiantes regresan a tus talleres durante muchos años Ernesto y se convierten en tus amigos. No es sólo porque eres un excelente fotógrafo, sino también porque eres un hombre extraordinario, con un gran conocimiento, sensibilidad y dulzura. Sí (ambos: Bazán y Nápoles) han hecho que estos días sean de gran intensidad y lleno de emociones. Y yo sólo traté de capturar todo.

Jacek Konieczny

 



 

01_Luisa-Vasquez.jpg02_Luisa-Vasquez.jpg03_Luisa-Vasquez.jpg04_Luisa-Vasquez.jpg05_Luisa-Vasquez.jpg06_Luisa-Vasquez.jpg07_Luisa-Vasquez.jpg08_Luisa-Vasquez.jpg09_Luisa-Vasquez.jpg10_Luisa-Vasquez.jpg11_Luisa-Vasquez.jpg12_Luisa-Vasquez.jpg13_Luisa-Vasquez.jpg14_Luisa-Vasquez.jpg

® Luisa Vasquez

 

No es fácil hacer un taller fotográfico en Nápoles. Es una ciudad enorme, intensa, magnífica, con un caos fascinante, de una belleza oculta que derrocha sensualidad.
No es fácil captar toda esta mezcla explosiva y expresarla en fotografías.
No es fácil encarar un taller sin un tema central, una se siente algo perdida haciendo pura fotografía callejera. Afortunadamente Ernesto se preocupó muchísimo de estructurar el taller, de buscar temas y sitios, de escarbar en la ciudad. Francamente, no sé qué hubiéramos hecho sin su guía y su generosidad.

Este era mi segundo taller Bazán, el primero fue muy diferente, fotografiando las procesiones de Semana Santa en Sicilia. La estructura del taller era la misma: fotografiar durante el día y editar al día siguiente temprano. Ah, como olvidar las sesiones de edición Bazán! Aprender a mirar más allá de lo descriptivo, a ver lo oculto, a captar la esencia de las cosas, a saber prescindir de lo innecesario, a encuadrar mejor si te mueves unos centímetros, a no ser repetitivo, a crear una secuencia y Ernesto explicándote de manera detallada todo durante su crítica.

El año que viene volveré con Ernesto a Nápoles, esa ciudad fascinante, para seguir aprendiendo.

Luisa Vásquez

 



 

01_Peter_Dobis.jpg02_Peter_Dobis.jpg03_Peter_Dobis.jpg04_Peter_Dobis.jpg05_Peter_Dobis.jpg06_Peter_Dobis.jpg07_Peter_Dobis.jpg08_Peter_Dobis.jpg09_Peter_Dobis.jpg10_Peter_Dobis.jpg11_Peter_Dobis.jpg12_Peter_Dobis.jpg13_Peter_Dobis.jpg14_Peter_Dobis.jpg15_Peter_Dobis.jpg16_Peter_Dobis.jpg17_Peter_Dobis.jpg18_Peter_Dobis.jpg19_copy_Peter_Dobis.jpg20_Peter_Dobis.jpg

® Peter Dobis

 

Permítanme compartir con ustedes algunas reflexiones sobre mi experiencia del taller de Nápoles con Ernesto Bazán.
Desde el principio toda la estancia en Nápoles fue una experiencia maravillosa.
Cada día tenía un programa intenso explorando toda la ciudad, también lugares muy remotos e interesantes. Al final de cada día saboreábamos deliciosa comida y la mejor pizza italiana.

Con respecto a la fotografía, la calidad del curso ha superado todas mis expectativas, que ya eran altas desde el principio. Ernesto es simplemente un grande maestro: dedicando mucho tiempo, energía y atención a sus estudiantes.
Te explica en detalles su visión de la edición, de la secuencia, te muestra cómo evaluar críticamente el trabajo de otros fotógrafos sin importar el nombre.
Ernesto inclusive compartió su obra inédita y nos pidió de dar nuestra opinión y contribuir a la secuencia con nuestro asesoramiento. Lo hace realmente y verdaderamente comparte sus imágenes con los alumnos y nos trata a todos como iguales, que me parece realmente genial.

Por último, pero no menos importante, conocí a gente maravillosa: Salvatore Esposito, gran hombre y famoso fotógrafo napolitano, Luisa, Agnieszka, Jacek y Andrea. Compartimos grandes momentos juntos.
Con toda sinceridad, sólo puedo recomendar un taller con Ernesto. Si pudiera, me iría con él a cada curso habiendo sido un gran placer tomarlo y habiendo aprendido mucho de él.

Peter Dobis

 


Regresar a las Galerías 2015

 

Share