Galería Heart and Soul

Salvador de Bahia, Brasil 2009

Italiano       Ingles


® Helene Cyr

El corazón abierto y honesto de Ernesto nos llevó a los lugares más lindos… lugares a los que yo nunca me hubiera aventurado ir. Fue un inmenso privilegio el sentirme tan bienvenida por aquellos brasileros cuyos caminos cruzamos, personas increíblemente resistentes, desbordados de alma. Aprendí que la belleza existe en donde menos lo esperamos y que el buscar lograr una imagen fuerte es una búsqueda constante! Esa es la belleza! Si tienes curiosidad sobre los seres humanos y sus espacios, si puedes manejar la honestidad y deseas exigirte mucho a ti mismo, entonces te recomiendo este taller! Y así, extrañaré a las grandes damas de este grupo y a la contagiante pasión por la vida propia de Ernesto.

Helene Cyr

 



® Marge Silverberg

 

Mi taller con EB fue la más desafiante y gratificante experiencia fotográfica que alguna vez haya vivido. Su acercamiento a la gente marginal, tan humano, me permitió acercarme a mi sujeto, algo particularmente difícil para mí siendo una psicoterapeuta que respeta los límites. Asimilar el momento emocional se transformó en el medio para llegar al sujeto y su sensibilidad. Estoy en deuda con él y las cuatro mujeres excepcionales de nuestro grupo, por ayudarme a dar el salto a otro nivel. Gracias otra vez. Cariños,

Marge Silverberg

 

 

 

 

 



 

® Nancy Falconer

 

Mi tercer taller con Ernesto profundizó mi compromiso de volver y volver. Al principio tuve dudas de hacer nuevamente el mismo taller que lleve dos años atrás, pero sabiamente él me aconsejó: Encuentras enormes regalos al volver. El maestro, desde luego, tenía razón… nunca es “lo mismo”, y tú nunca eres el mismo; cada vez tu mirada es distinta. Gracias, Ernesto, por tu sabiduría, paciencia y por tu corazón generoso. Hubo momentos intensamente conmovedores que han marcado mi vida. Como siempre, la experiencia de estos talleres son de gran inspiración y a la vez de profunda humildad, sacando de cada uno de nosotros algo que no esperábamos tener. En éste en particular, siendo todas mujeres, fue además muy rico el compartir muchas risas y algunos “inicios”. Asimismo, recordaré el haber encontrado gracia en lugares desesperados, como también podré saborear por siempre el haber nadado a medianoche bajo la luz de una luna llena brasilera! Gracias Marge, Pam, Helene y Willard. E obrigado mil vezes Ernesto.

Nancy Falconer

 



 

® Pam Richmond

 

Escuché a algunos amigos decir que Salvador era una ciudad bellísima situada en una magnífica bahía y bendecida por un clima tropical. Todo cierto, además de ser la perfecta locación para un taller de fotografía. Ernesto nos llevó a barrios pobres, encantadores pueblos de pescadores y comunidades campesinas, bellas playas y barrios coloniales. En todas partes la gente fue amable, abierta y hermosa. Los bahianos se ganaron mi corazón, así como obviamente se ganaron el tuyo, Ernesto. La cálida conexión del maestro con la gente nos hizo posible capturar fotografías gratificantes en unos pocos días. Nuestro grupo de mujeres maravillosas y el nadar bajo la luz de la luna dieron el brillo festivo a esta experiencia. Gracias, Ernesto!

Pam Richmond

 



 

® Willard Plate

 

El año pasado cuando escribí mi comentario sobre el taller en Salvador dije que Brasil era mi nueva Cuba. El taller de este año no ha sido más que una confirmación de ese sentimiento. Tanto por la herencia africana que impregna a ambas culturas como por experimentar las ventajas de “volver” al mismo lugar, como hice en Cuba. No importa a dónde siga a Ernesto –Perú, México, Sicilia – yo, como sus demás estudiantes, crezco con sus lecciones. Pero los grandes frutos de la cosecha aparecen, creo yo, cuando sigo sus consejos de volver al mismo lugar. Debido a mi trabajo de profesora en la universidad y a las fechas de los talleres de Ernesto, al lugar que podré volver más ahora será a Salvador. Así que cada año que regrese, y espero continúe regresando, volveré a la familiaridad de la Fábrica de Chocolate y al pueblo de pescadores, donde me será más fácil encontrar lo “nuevo” en lo familiar. Por supuesto, llevo los talleres de Ernesto porque él me ayuda a mejorar como fotógrafa. Pero un beneficio extra de llevar sus talleres es experimentar el compañerismo de los amigos fotógrafos de todas las edades y nacionalidades. Y debo decir que estar con este grupo en particular fue especialmente estimulante.

Willard Pate

 

 


Regresar a las Galerías 2009

Share