Galería Medio Kilo de Desmadre Mexicano

Oaxaca, México 2017

Italiano       Ingles


 

01_Gio_28-35.jpg02_Gio_25-25.jpg03_Gio_2-34.jpg04_Gio_6-31a.jpg05_Gio_02-20a.jpg

® Giorgio Negro

 

Es definitivamente cierto que no puedo desprenderme de México. Es el único lugar del mundo donde es normal andar alucinado. Entonces aquí me siento a gusto, y vuelvo. A pesar que al final, ni siquiera medio quilo de hongos mágicos y litros de gasolina con leve sabor a mezcal logran hacerme ver lo que hay detrás de las máscaras que estos indígenas amables y misteriosos se ponen para perpetuar tradiciones que ojalá McDonald nunca podrá erradicar. Pero no me importa: sigo obstinadamente vagando por esta tierra dulce y maravillosa, escuchando salir de ella la voz de aquellos que nos dejaron para siempre y nos entregaron un mundo en herencia. Fotografiar esa voz parecería imposible, y sin embargo, mirando las imágenes tomadas por mis compañeros de viaje, veo que el milagro, mágicamente, acontece. Seré yo también capaz de volver a crear esa magia ? Tocará esperar un par de meses, hasta cuando mis negativos, por fin revelados, me dirán si estuve sordo o no. Menos mal que mis compañeros de taller, otra vez ellos, aparte ser unos fantásticos fotógrafos y unos parranderos sin igual, son unos seres humanos “demasiado humanos” ! Cuando les enseñé las fotos que tomé en tantos años de andanzas latinoamericanas y que representan mi gran sueño de publicar un libro, sus palabras me conmovieron. Y eso que eran las 10 de la mañana y no habían tomado ni una gota de mezcal… El hecho es que esos maravillosos amigos, con sus críticas acertadas y sus sinceros consejos, me alentaron a tal punto que entendí que el libro “ya está” y que pronto llegará el “Tiempo del Alma”.

Giorgio Negro

 



 

judith_tiburcio_01.jpgjudith_tiburcio_02.jpgjudith_tiburcio_03.jpgjudith_tiburcio_04.jpgjudith_tiburcio_05.jpgjudith_tiburcio_06.jpgjudith_tiburcio_07.jpgjudith_tiburcio_08.jpgjudith_tiburcio_09.jpgjudith_tiburcio_010.jpgjudith_tiburcio_011.jpgjudith_tiburcio_012.jpg

® Judith Tiburcio

 

Caro Ernesto

Es difícil para mi poner en palabras estos catorce días juntos, que sobrepasaron mis expectativas en todos sentidos. Me esperaba un gran taller de fotografía con EB y así lo fue, pero acabó siendo una experiencia de vida que siempre llevaré en mi corazón. Entré con miedo a explorarme, con miedo a que no salieran fotos, al final me di cuenta que si fotografío con entusiasmo y autenticidad sale lo que mi ser intuitivo y sabio quiere expresar: ser yo, aceptarme como soy y compartirlo con mis imágenes.

Todos y cada uno de los integrantes del grupo fueron un maestro para mi, el universo actuó a la perfección y coincidir esos días fue un milagro, las percepciones que me llegaban de la vida y la muerte caminando por las tumbas con ancestros ajenos acabaron conectándome con mis ancestros y seres amados muertos, eso dio como resultado gozar cada instante y conectar con lo mejor de cada uno de todos ustedes transformándose en amor.

Para Ernesto, no caben las gracias en este papel por todas tus enseñanzas; mostrarme desde lo más profundo de mi país, fotografiar desde el alma, por provocar esta energía tan maravillosa y mágica en la sierra mazateca, por animarme y devolverme la confianza de fotografiar, por llevarme a diferentes dimensiones por medio de las ofrendas y panteones, por hacerme sentir una orgullosa mexicana, por valorar mi país.

Por ser critico y firme en el “editing” pero siempre con un porque, por hacernos participes con nuestra opinión. Estoy emocionada, motivada y muy feliz.

Oaxaca 2002 Oaxaca 2017, 15 años de esta maravillosa amistad. Judith Tiburcio

Mort, “American beauty“, gracias por enseñarme tecnología photoshop, canon, jpg, raw. Con tu ejemplo me enseñaste a seguir con animo en momentos difíciles, que no hay edad para enamorarnos, bailar y seguir coqueteando hasta ponerme roja, espero pronto me concedas el honor de bailar salsa.

Giorgio, gracias a ti me animé a tomar este taller y anteponer mis pasiones con un poco de esfuerzo, me encanta ser tu amiga y que nos hayas compartido las fotografías de tu libro “Tiempos del Alma”. Tú llegada a México y el recorrido Puebla-Oaxaca será inolvidable.

Paty, eres un regalo en mi vida, emanas bondad y generosidad, estás llena de alegría y un entusiasmo que contagias a todos, tus fotografías también me quitaron el hipo y que decir de tu manera apasionada de bailar. Te quiero

Mónica, gracias por acompañarme en estas curvas peligrosas hacia Huautla, me encantó platicar contigo en este largo recorrido, gracias por compartir tus conocimientos, tips de fotografía y tus maravillosas fotografías.

Juanito, que bonito es estar cerca de ti, Ernesto me dijo que me ibas a ayudar a editar pero después de tu NO NO NO salí corriendo. Nos vemos pronto en Puebla de los Ángeles.

Xan, eres un gran hombre con muchos niños adentro, fue un verdadero placer compartir estos largos recorridos contigo, tu alegría y pasión por la vida se contagian, gracias copiloto, gracias por tu música parte del escenario mazateco y tu escucha a mis historias de vida, por cierto solo dos capítulos. Gracias compañero de “viaje” estar junto a ti fue muy curador. Nos vemos pronto.

Lorenzo, eres un gran fotógrafo que combinado con tu sensibilidad y dulzura abriste mi corazón con tal fuerza que pienso en ti y me doy cuenta que siempre serás bienvenido en mi casa, siempre que escuche Sigur Ros me acordaré de ti como de mis hijos. Gracias por tenerme tanta paciencia y enseñarme miles de cosas y tips como Bridge, Photoshop, como archivar, como guardar etcétera. Todo mi amor para ti!

Lei, gracias por cuestionarme, gracias a tus preguntas y dudas encontré respuestas, gracias por mostrar tu vulnerabilidad, gracias por ser honesta, sensible, gracias por escucharme en mis dudas de amor y darme respuestas certeras, gracias por ayudarme a domar mi ego, gracias por abrirme las puertas de tu corazón y tu mundo onírico al que me encanta pertenecer.

Judith Tiburcio

 



 

Lei_Davis_01.jpgLei_Davis_02.jpgLei_Davis_03.jpgLei_Davis_04.jpgLei_Davis_05.jpgLei_Davis_06.jpgLei_Davis_07.jpgLei_Davis_08.jpgLei_Davis_09.jpgLei_Davis_010.jpgLei_Davis_011.jpg

® Lei Davis

 

Llegué al taller de Oaxaca tratando de fotografiar la muerte, un tema que siempre ha tenido un significado especial para mí, casi una obsesión. Quería entender porqué hay muerte, por qué hay vida, cuál es el propósito de mi vida y pensé que un evento como el Día de Muertos hubiera sido una gran oportunidad para observarlo y reflexionar sobre el tema.

Durante todo el taller, fotografiamos mucho en los cementerios, y parece una cosa muy deprimente, pero la experiencia fue todo lo contrario. Fue bueno ver cómo se celebra la muerte y cómo los amados muertos son bienvenidos y apreciados en este período: fue una celebración de la vida en lugar de un duelo. Mi interés en fotografiar la muerte también refleja dónde estoy en mi vida: lentamente me estaba muriendo por dentro y estaba tratando de descubrir porqué. Vivir este hermoso y único evento y estar con gente maravillosa y diferente que ama la vida, a pesar de las dificultades, me ha ayudado a comprender de qué se trata la vida.

Para mí, el taller fue más que una experiencia fotográfica, fue una experiencia de vida en la que aprendí de Ernesto y de cada uno de mis compañeros de clase, a quienes ahora considero buenos amigos. Conociéndome y quedándome con ellos en las últimas dos semanas, aprendí no solo sobre fotografía, sino también sobre cómo ver el lado positivo de las cosas, amar y ser tú misma, ser comprensiva y aceptar a los demás, siempre estar agradecida y confiar en los otros, dejarte ir y hacerlo (¡sea lo que sea!).

Antes y durante este viaje, continué preguntándome, preguntando a mis amigos, al universo: qué es la muerte, qué es la vida, cuál es el objetivo de todo y la respuesta simple estaba justo en frente de mí – vivir y disfrutar el momento presente, y durante el taller lo entendí profundamente y lo experimenté más que en cualquier otro momento de mi vida. En muchos sentidos, estaba buscando la muerte en este taller, pero no la encontré en ninguna parte. El último día, celebré mi cumpleaños, celebrando la vida.

Lei Davis

 



 

Lorenzo_Zoppolato_01a.jpgLorenzo_Zoppolato_02.jpgLorenzo_Zoppolato_03.jpgLorenzo_Zoppolato_04.jpgLorenzo_Zoppolato_05.jpgLorenzo_Zoppolato_06.jpgLorenzo_Zoppolato_07.jpgLorenzo_Zoppolato_08.jpgLorenzo_Zoppolato_09.jpg

® Lorenzo Zoppolato

 

Seré honesto y usaré pocos perendengues, el taller de Ernesto me ha metido en problemas, y este es el mejor regalo que podría hacerme. Vine súper cargado y volví a casa con muchas preguntas sobre la fotografía, la vida y la muerte. Y eso es lo que quiero agradecer. Porque el verdadero crecimiento (no solo fotográfico) pasa por dificultades. El crecimiento también es una acalorada discusión. Mi carácter estricto conmigo mismo combinado con la responsabilidad de una beca que me honró, me hizo tomar las cosas en serio inmediatamente en la conciencia de la importancia de la oportunidad única que me fue dada.

Desde hace algunos años, en diferentes partes del mundo, muy diferentes entre sí, estoy investigando la relación que las personas tienen con el sentimiento de duelo. Un proyecto no de narración etnográfica, sino un recorrido personal en las realidades que me ayudan a evocar mi imaginación.

Con demasiada frecuencia, las fotografías se toman con la esperanza de que puedan agradar a alguien, a veces por más ¨likes¨, a veces por una competencia que nadie recordará el nombre un año después.

De esta forma, se arriesga a preferir el camino corto, en lugar de las dificultades que lo llevan a tomar fotografías “que durarán por mucho tiempo” para usar las palabras de Ernesto. La vida, la muerte y la fotografía se han unido tanto que, hablando de una, me refiero a la otra.

En este sentido, el taller de Ernesto, junto con la participación de otros estudiantes de alto nivel, me ha ayudado de manera significativa a meterme en dificultades, porque para crecer, uno también debe saber cómo soltar las referencias con las que crecí.

Ernesto me ayudó a entender que para crecer debemos mantener a nuestros padres y maestros en el corazón, pero tener el coraje de interrogarlos y comenzar su propio camino.

El momento llega cuando el maestro es asesinado (hablando metafóricamente). Y esto duele, muchísimo, pero es un paso necesario.

¿Hablo de fotografía? ¿Hablo sobre la vida?

Como dije, las cosas se confunden en este pequeño milagro técnico y muy mágico que es la fotografía. Gracias Ernesto por enseñarme qué es la fotografía. Por liberarme y hacerme entender que no soy como tú. No mejor, no peor. Pero simplemente y finalmente mí mismo.

Lorenzo Zoppolato

 



 

Monica_Jimenez_01.jpgMonica_Jimenez_02.jpgMonica_Jimenez_03.jpgMonica_Jimenez_04.jpgMonica_Jimenez_05.jpgMonica_Jimenez_06.jpgMonica_Jimenez_07.jpgMonica_Jimenez_08.jpg

® Monica Jimenez

 

Ella, Patty, Judith, Lorenzo, Juan, Giorgio, Morton, Xan y Ernesto … ¡Qué hermoso y estimulante grupo de personas! ¡Gracias a todos por la increíble energía positiva y la extraordinaria experiencia!

L’Chaim! A la vida… Monica Jimenez

 



 

Morton_Lerman_01.jpgMorton_Lerman_02.jpgMorton_Lerman_03.jpgMorton_Lerman_04.jpgMorton_Lerman_05.jpgMorton_Lerman_06.jpgMorton_Lerman_07.jpgMorton_Lerman_09.jpgMorton_Lerman_010.jpgMorton_Lerman_011.jpgMorton_Lerman_012.jpg

® Morton Lerman

 

Buenos días amigos,

Nunca he estado con un grupo de personas tan talentosas, divertidas, cálidas y amables como todos ustedes hace unas semanas. Mi esperanza es poder cruzar nuestros caminos nuevamente. Pronto.

Giorgio: emborracharme contigo fue una experiencia. El mejor licor que he probado Esa noche en el restaurante cerca del hotel, casi me pones por debajo de la mesa. La última vez que bebí tanto tenía diecinueve años y estaba en la escuela, y era tan estúpido.

Mónica: Tengo que agradecerte por tu talento al seleccionar algunas de mis imágenes. La mañana que fuimos al cementerio húmedo y neblinoso, estaba preocupado cuando no regresaste a la hora programada. Trabajas muy intensamente con la fotografía. Se ve.

Juan: Pareces muy amable, educado y lindo. Luego te convertiste en un tigre en la pista de baile con Patty. Fue divertido verte. Ojalá pudiera hacerlo también.

Patty: Tengo que agradecerte por cuidarme y por las constantes traducciones. Siento sentimientos amables y cariñosos cuando pienso en ti.

Lorenzo: Aprendí mucho de ti y de tu Leica. Tu talento es evidente. Sé que la enfermedad de tu madre te pesó. Esperando que todo vaya bien. Sé que significa perder personas importantes.

Judith: Recordando tus manos volando para refrescar tu cara cuando te dije algo que te hizo sonrojar me hace sonreír. Este momento está permanentemente impreso en mi memoria.

Lei: Gracias por hablar en un idioma que entendí. Descubriras que la vida se debe vivir con alegría la mayor parte del tiempo, si la deja. Puedes tomar decisiones en tu vida. Elije amigos que son felices con sus vidas, baila con una gran cantidad de muchachos, come bien, viaja con la gente que te gusta, trabaja duro en tú trabajo, te darás una gran satisfacción y mantente en contacto conmigo. Eres una mujer formidable, elije la diversión, elije la alegría y no dudes de tu vida. Recuerda siempre que puedes elegir, si algo está mal, elija otro.

Xan: Siempre has sido divertido. Sí, participaré en las Olimpiadas solo porque pienses que debería. Encuentra el tiempo para enviarme una línea de tu impresora y si puedo ayudarte, lo haré.

Ernesto: te dejé por último porque me enseñaste más que nadie. Continuaré con la fotografía, pero incluso a mi edad me enseñaste a seguir mis pasiones y mis deseos. Sé que se lo enseñaste a tus hijos y estás muy orgulloso de ellos. Espero que el resto de nuestro grupo también haya aprendido de tu enseñanza.

Lo que aprendí

1. No permitas que los objetos de distracción arruinen la imagen.

2. Siente emociones antes de disparar.

3. La obviedad en una imagen no es muy interesante.

4. No dejes tus gafas y tu teléfono en una fonda de tacos.

¡Como dijiste Ernesto, este taller superó mis expectativas!

Quiero agradecerles a todos con todo mi corazón, ¡todos me han dado un crecimiento específico en esta parte importante de mi vida!

Morton Lerman

 



 

Patty_Dada_01.jpgPatty_Dada_02.jpgPatty_Dada_03.jpgPatty_Dada_04.jpgPatty_Dada_05.jpgPatty_Dada_06.jpgPatty_Dada_07.jpgPatty_Dada_08.jpgPatty_Dada_09.jpgPatty_Dada_010.jpgPatty_Dada_011.jpgPatty_Dada_012.jpg

® Patty Dada

 

Juan mi compañero de baile, uno de los hombres más dulces que he conocido! Gracias mil por todo! Sos un amor!

Judith sos una gran mujer con una energía vital y una fuerza mexicana maravillosa!

Gracias por enseñarme esta maravillosa tierra!

Mónica mil gracias por compartir conmigo tantas cosas y por enseñarme este camino que me llevo hacia este maravilloso grupo de personas! Abrazo fuerte.

Lorenzo tu talento y vulnerabilidad en esta tierra te van a llevar muy lejos! Te adoro!

Xan, ¡las palabras no te harán justicia! ¡Eres grandioso! ¡Gracias por darme la fuerza que no sabías que me estabas dando! Eres un ser humano único.

Lei, querida, tus muchas preguntas me han ayudado a responder a las mías:¡aquellas que nunca preguntaría si no fuera por ti!

¡Gracias desde el fondo de mi corazón!

¡Giorgio, espero ansioso el día en que te vea de nuevo en esta vida o en la próxima!

¡Continúa divirtiéndote con tanta pasión!

¡La felicidad de saber que he eliminado tu hipo al menos con una fotografía me acompañará para siempre!

Para ti Mort, mi querido y amado amigo, un gran abrazo.

¡Gracias por darme tu fuerza y tu maravillosa curiosidad por la vida! ¡Has sido una gran fuente de inspiración para mí!

Y a ti Ernesto, un absoluto agradecimiento por darme esta oportunidad y por darme la fuerza para ver más allá. ¡Espero compartir la dulzura de la vida contigo de nuevo!

Quiero que todos sepan que esperaré para volver a verlos en esta vida.

¡Mi casa estará abierta para cada uno de ustedes SIEMPRE!

Besos y abrazos

Los amo a todos, ¡y gracias por todo!

Patty Dada

 



 

Xan_Quintana_01.jpgXan_Quintana_02.jpgXan_Quintana_03.jpgXan_Quintana_04.jpgXan_Quintana_05.jpgXan_Quintana_06.jpgXan_Quintana_07.jpgXan_Quintana_08.jpgXan_Quintana_09.jpgXan_Quintana_010.jpgXan_Quintana_011.jpgXan_Quintana_012.jpgXan_Quintana_013.jpgXan_Quintana_014.jpgXan_Quintana_015.jpgXan_Quintana_016.jpgXan_Quintana_017.jpgXan_Quintana_018.jpgXan_Quintana_019.jpgXan_Quintana_020.jpg

® Xan Quintana

 

La magia sucede… a veces … y, esta vez, ciertamente sucedió!

Como un rompecabezas, todas las piezas se unieron y se convirtieron en una. Luna llena con hongos mágicos, retrospectiva de Graciela Iturbide, niebla, huhuentones, la vida y la muerte… y toda esta tierra mística y surrealista…

Todo fluyó, fluyó muy bien, y no creo en las coincidencias, creo que todo esto estaba destinado a suceder de alguna manera…

La fotografía era el eslabón y la excusa, pero sobretodo un extraordinario grupo de seres humanos se reuní0 alrededor de un maestro de ceremonias excepcional. Aunque éramos muy diferentes entre nosotros, todos los miembros del grupo nos encontramos perfectamente entre nosotros en diferentes momentos de la vida compartida,  guiados por la experiencia, la sensibilidad, el instinto del maestro Ernesto Bazan.

El aprendizaje que recibí de este taller fue más allá de la fotografía y, al mismo tiempo, superó a la fotografía en sí misma. Ernesto nos mostró que importa mucho la manera que cada cual vea el mundo, pero hay que saber entender la forma de ver el mundo tratando de comunicarse. Me siento muy afortunado de haberlo conocido y no puedo esperar para seguir aprendiendo de él …

Me fui de Oaxaca con la sensación de estar en el camino correcto, fotográficamente hablando, pero en general regresé de Oaxaca con nueve nuevos amigos y muchas experiencias de vida…

A partir de la energía del infinito Morton, la alegría contagiosa sobre la vida de Patty, mi compañera de viaje Judith, las interminables preguntas de LeiWhy, el gran talento de Lorenzo, la maestría de George, la generosidad de Mónica, el gran corazón abierto de Juan, la sensibilidad de Ernesto.

¡Gracias a todos! ¡Lo logramos!

Xan Quintana

 


Regresar a las Galerías 2017

 

Share