Galería Estoy Llorando

Cuzco, Perú 2017

Italiano       Ingles


 

Alessandro_Cinque01.jpgAlessandro_Cinque02.jpgAlessandro_Cinque03.jpgAlessandro_Cinque04.jpgAlessandro_Cinque05.jpgAlessandro_Cinque06-c57.jpgAlessandro_Cinque07.jpgAlessandro_Cinque08.jpgAlessandro_Cinque09.jpgAlessandro_Cinque10.jpgAlessandro_Cinque11.jpgAlessandro_Cinque12.jpg

® Alessandro Cinque

 

“El viaje íntimo de Cuzco, Perú” fue el primer taller de Ernesto Bazán al que participé; había sido mi sueño durante muchos años y finalmente en mayo de 2017 lo logré.
Fue una experiencia de vida real que me enseñó nuevas perspectivas para capturar la realidad, diferente de aquella a la que estaba acostumbrado. Había muchos otros grandes fotógrafos conmigo y me enriquecí hablando con ellos y comparando las diferentes maneras de ver la fotografía.
Cada día teníamos un momento para discutir las imágenes que habíamos hecho el día anterior y gracias a las críticas de Ernesto aprendimos a tomar fotografías que “van más allá” de la visión tradicional del mundo. Sus enseñanzas han sido muy valiosas para mí y abarcan todas las diferentes partes que hacen a un fotógrafo. Ha influenciado profundamente mi manera de trabajar.
Una de las cosas que aprecio especialmente es su capacidad para contar historias y elegir la mejor imagen para incluir dentro de ella, y aun más, su capacidad totalmente increíble de capturar la realidad dentro de una imagen y ofrecer una perfecta composición armónica.
Pasamos días maravillosos sumergiéndonos en el paisaje del Valle Sagrado, caminando por las montañas y haciendo maravillosos paseos. Durante el día tomábamos fotos y desarrollábamos nuestros actuales proyectos confrontándonos entre si y con el apoyo de Ernesto.
La experiencia ha sido muy interesante para mí porque me enseñó una nueva forma de planificar mi vida profesional, estar más en contacto con la naturaleza y su ritmo; No soy la misma persona desde que regresé. Sentí profundamente la espiritualidad del lugar, el contacto con los principales elementos de la naturaleza, y redescubrí su importancia primordial, sobre todo con respecto a las personas que viven en las aldeas.
Tengo mucha nostalgia por los días que pasamos juntos y agradezco a Ernesto Bazán por ayudarme a descubrir una nueva forma de tomar fotográfias y me alegro de ser uno de sus amigos.

Alessandro Cinque

 


 

calvin_c1.jpgcalvin_c2.jpgcalvin_c3.jpgcalvin_c4.jpgcalvin_c5.jpgcalvin_c6.jpgcalvin_c7.jpgcalvin_c8.jpgcalvin_c9.jpgcalvin_c10.jpgcalvin_c11.jpgcalvin_c12.jpgcalvin_c13.jpgcalvin_c14.jpgcalvin_c15.jpgcalvin_c16.jpgcalvin_c17.jpgcalvin_c18.jpg

® Calvin Chen

 

Puede tomar Ernesto meses, tal vez años, para examinar las fotos que ha tomado. Fotografiar con película es parte del proceso mismo. Pero parte de todo esto es la creencia de que el tiempo es esencial para separarse del momento capturado. El tiempo y la paciencia son lo que se necesita para obtener claridad.
Como han pasado meses desde mi último taller peruano y han pasado años desde mi primer curso con Ernesto, algo que se ha vuelto, cada vez, más claro…es que me estoy volviendo, cada vez más, una persona espiritual.
¿Cómo no sentir la espiritualidad entre los pastores en tierras que han permanecido intactas a lo largo del tiempo? ¿Cómo no sentir la espiritualidad mirando las manos de los que trabajan en las minas de sal? ¿Cómo no puedes sentirte espiritual entrando en casas extrañas y haber ofrecido su comida?
¿Y cómo uno no puede llegar a ser espiritual cuando el objetivo de cada día es tomar una foto que vaya “más allá”? Este objetivo sólo puede alcanzarse con la firme convicción de que hay…algo que va más allá.
Y así se ha convertido en un viaje espiritual con mis compañeros que estoy bendecidos de poder llamar amigos. Un viaje que se hace más rico y más profundo con el paso del tiempo…

Calvin Chen

 


 

Chad_Anderson_1.jpgChad_Anderson_2.jpgChad_Anderson_3.jpgChad_Anderson_4.jpgChad_Anderson_5.jpgChad_Anderson_6.jpgChad_Anderson_7.jpgChad_Anderson_8.jpgChad_Anderson_9.jpgChad_Anderson_10.jpgChad_Anderson_11.jpgChad_Anderson_12.jpgChad_Anderson_13.jpgChad_Anderson_14.jpg

® Chad Anderson

 

Sentado en el aeropuerto de Lima con una parada de 5 horas, Pink Floyd (El Muro) y una plato de ají de Gallina. Otros diez días de magia acaban de terminar en los altiplanos de Perú. Sigo siendo atraído por este valle sagrado. Por este pueblo. Estoy frente a una puerta abierta y sólo digo: “Hola, ¿puedo entrar?” Ni una sola vez me dicen que no, saben que estoy allí para fotografiar, que es una intrusión, pero me dejan entrar. Tienen poco pero me lo brindan, sucede lo mismo en los campos o con los rebaños en las montañas. Como americano he construido mi proprio muro, estas personas simplemente no lo tienen.

No creo que estos viajes con Ernesto sean unas vacaciones pero si casi un trabajo. No son algo que te canse sino más bien un esfuerzo que te haces sentir realizado. Hay cinco o seis fotos que transmiten la belleza de la vida cotidiana en estas montañas y valles. Algunas fotografías revelan una vida que desaparece en la modernidad. Son valiosas para mí.

Chad Anderson

 


 

Eizabeth_Desmarais_01.jpgEizabeth_Desmarais_02.jpgEizabeth_Desmarais_03.jpgEizabeth_Desmarais_04.jpgEizabeth_Desmarais_05.jpgEizabeth_Desmarais_06.jpgEizabeth_Desmarais_07.jpgEizabeth_Desmarais_08.jpgEizabeth_Desmarais_09.jpgEizabeth_Desmarais_10.jpgEizabeth_Desmarais_11.jpgEizabeth_Desmarais_12.jpgEizabeth_Desmarais_13.jpgEizabeth_Desmarais_14.jpg

® Eizabeth Desmarais

 

Durante años he oído grandes cosas sobre los talleres de Ernesto Bazán. Este año finalmente tuve la oportunidad de unirme a él en Cusco, en Perú, y la experiencia que viví superó todas mis expectativas!
Nos llevó a lugares increíbles. Las personas de los diferentes pueblos que hemos visitado nos acogieron en sus hogares permitiéndonos fotografiar sus vidas cotidianas. Ernesto me sacó de mi zona de confort y sus críticas diarias fueron muy constructivas y valiosas.
También quiero agradecer a mis compañeros de viaje, que en la mayoría de los casos ya habían estudiado con Ernesto, por haberme apoyado y hecho sentirme parte del grupo.

Gracias por esta extraordinaria experiencia, y espero volver a trabajar con Ernesto en el futuro.

Elisabeth Desmarais

 


 

Linda_Hollinger_01.jpgLinda_Hollinger_02.jpgLinda_Hollinger_03.jpgLinda_Hollinger_04.jpgLinda_Hollinger_05.jpgLinda_Hollinger_06.jpgLinda_Hollinger_07.jpgLinda_Hollinger_08.jpgLinda_Hollinger_9.jpg

® Linda Hollinger

 

Este fue mi cuarto taller con Ernesto y mi primera vez en Cusco en el Valle Sagrado en Perú. Las majestuosas montañas y paisajes impresionantes han superado mis expectativas. Fue realmente un taller mágico y espiritual, no sólo en la enseñanza fotográfica, sino también una experiencia de vida que te empuja más allá de tus fronteras.
Gracias Ernesto por tu energía incansable en la organización de tus numerosos talleres durante todo el año, y por compartir con tus estudiantes los destinos increíbles que volvemos a retomar año tras año. Gracias por tu guía, tu sabiduría y tu inspiración.
Fue agradable ver caras familiares y conocer a nuevos estudiantes. Gracias Calvin, Sandra, Mónica, Elizabeth, Milton, Chad, Max y Alessandro. Me gustó el tiempo que pasé con todos ustedes y aprendí mucho de todo el mundo! ¡Hasta el próximo taller!

Linda Hollinger

 


 

massimo_bortolan_01.jpgmassimo_bortolan_02.jpgmassimo_bortolan_03.jpgmassimo_bortolan_04.jpgmassimo_bortolan_05.jpgmassimo_bortolan_06.jpgmassimo_bortolan_07.jpgmassimo_bortolan_08.jpgmassimo_bortolan_09.jpgmassimo_bortolan_010.jpgmassimo_bortolan_011.jpgmassimo_bortolan_012.jpgmassimo_bortolan_013.jpgmassimo_bortolan_014.jpgmassimo_bortolan_015.jpgmassimo_bortolan_016.jpg

® Massimo Bortolan

 

Quise poner un poco de tiempo entre el final del taller y estas palabras, quería tratar de ser más “lúcido”. Aquí lo primero que viene a mi mente es que no podría estar más feliz con esta experiencia, la fotografía y la vida. En este mi primer taller con Ernesto, fue como vivir en un sueño, lejos de mi vida cotidiana. Fue casi en una dimensión paralela, donde se condensan las más diversas emociones: el estrés de la mañana, similar a la de la universidad, en el que compartir el trabajo del día anterior, con las expectativas y esperanzas de un buen resultado, las decepciones para las fotos no logradas, y las alegrías para las muy pocas exitosas; los días encantadores y agotadores en los pueblos y en los remotos valles con los estudiantes, los maravillosos lugareños.

Desde el punto de vista fotográfico uno crece mucho. Nosotros, todos los estudiantes, sin importar si estábamos en la primera experiencia, o la décima, crecimos, porque todos los días con mucha severidad siempre intentábamos atrapar la excelencia, la “quinta esencia”, la emoción, la pureza de la fotografía, sin querer cautivar y sorprender a cualquier costo. Tantos fracasos, y algunos milagros. Sí, porque aprendes cómo una gran fotografía es realmente un milagro, un regalo más bien que el resultado de una buena intuición, de un buen ojo y de un ajuste bueno de la máquina. Sin embargo se aprende cómo tratar de “animar” el milagro, para evitar las miradas conscientes, o elementos de distracción (los malditos sombreros y relojes y playeras con franjas de colores!), aprende a esperar o a ser más reactivo y receptivo, a buscar la simplicidad.

Todos los días, durante mucho tiempo, no hice una foto de menor interés, así que a veces había decepción. Pero entonces aprende que este mundo maravilloso puede darte una sorpresa detrás de cada esquina, y que en un minuto todo puede cambiar, especialmente si no lo esperas.
Me di cuenta de que voy a seguir haciendo muchas fotos equivocadas (pero que todo el mundo, incluyendo Cartier-Bresson, Webb ó Ernesto las siguen haciendo, por lo que uno se consuela.) Pero estoy aprendiendo a entender mejor cuándo y porqué una imagen realmente funciona, y cuando hay algo que la destruye, así que tal vez debería de sacarla de mi encuadre. ¡Y la manera de entenderlo es aún muy larga! Entender estas cosas, en mi opinión, hace toda la diferencia en el mundo en la fotografía.

Sin embargo, el componente fotográfico es (me atrevo a ser un poco exagerado) sólo un pretexto. Sí, porque los diez días son inolvidables para el clima que se crea con Ernesto y nosotros los estudiantes. Vive con gente maravillosa, cada uno con su propia historia, su felicidad y sus problemas, hablamos y discutimos, y nos reímos, comemos (bien), y sacamos fotos juntos, comparamos las fotos y aprendemos unos de otros, nos ayudamos y compartimos la comida, y al final creamos una familia pequeña. Y después se entra en contacto con la gente del lugar, maravillosa y hospitalaria, generosa, humilde, orgullosa, en definitiva, única.

Al final, estoy convencido de que cada estudiante que se acerque a esta experiencia con la humildad, la determinación y el entusiasmo adecuado, quiere a toda costa regresar. Así fue para mí.

Gracias (en orden alfabético!) Alessandro, Beth, Calvin, Chad, Linda, Milton, Mónica, Sandra, y gracias a la extremadamente dulce Sissy, y volviendo a recordar a los días juntos “Estoy llorando” de verdad, os extraño. Ernesto, un GRAN y especial GRACIAS por lo que ha sido, como ya te dije personalmente, una de las mejores y más importantes experiencias de mi vida. Gracias por lo mucho que me enseñaste y trasmitiste!

Max Bortolan

 


 

milton_zambrana_01.JPGmilton_zambrana_02.JPGmilton_zambrana_03.JPGmilton_zambrana_04.JPGmilton_zambrana_05.JPGmilton_zambrana_06.JPGmilton_zambrana_07.JPGmilton_zambrana_08.JPGmilton_zambrana_09.JPGmilton_zambrana_10.JPG

® Milton Zambrana

 

Otro gran taller entre montañas y humildad. La fotografía, a veces, se pierde de vista y sólo “Estar ahí ” ruge en la primera línea, Estar entre amigos, estar en un lugar donde las cosas suceden, ser humilde, ser vulnerable. Sí, la fotografía mejora durante las difíciles sesiones matutinas de edición y al final sólo sobreviven las imágenes esenciales. Aprender a dejar que la vida te agarre de la mano y te lleve a algo nuevo, algo efímero, algo poético que tendrá una vida dentro de nosotros por mucho tiempo, es el ejercicio principal en este taller. La magia se crea gracias a cada uno de nosotros que venimos al taller con diferentes experiencias. Estoy agradecido con cada uno de mis compañeros de viaje, con Ernesto, Sissy, y por haber tenido la oportunidad de ver salir la magia una vez más, Estoy Llorando!

Milton Zambrana

 


 

Monica_Jimenez_01.jpgMonica_Jimenez_02.jpgMonica_Jimenez_03.jpgMonica_Jimenez_04 .jpgMonica_Jimenez_05.jpgMonica_Jimenez_06.jpgMonica_Jimenez_07.jpgMonica_Jimenez_08.jpgMonica_Jimenez_09.jpgMonica_Jimenez_10.jpgMonica_Jimenez_11.jpg

® Monica Jimenez

 


 

sandra_pereznieto_cusco_01.jpgsandra_pereznieto_cusco_02.jpgsandra_pereznieto_cusco_03.jpgsandra_pereznieto_cusco_04.jpgsandra_pereznieto_cusco_05.jpgsandra_pereznieto_cusco_06.jpgsandra_pereznieto_cusco_07.jpgsandra_pereznieto_cusco_08.jpgsandra_pereznieto_cusco_09.jpgsandra_pereznieto_cusco_010.jpgsandra_pereznieto_cusco_011.jpgsandra_pereznieto_cusco_012.jpgsandra_pereznieto_cusco_013.jpgsandra_pereznieto_cusco_014.jpg

® Sandra Pereznieto

 

Volviendo al Valle Sagrado, caminando sobre las montañas quechua que te quitan el aliento, sintiendo que la Pachamama le da la bienvenida a nuestros pasos, conduciendo nuestro camino a una tierra inca antigua suena como una frase de sueño, una muy cerca de mi corazón.

Nuestro viaje va en búsqueda de la poesía en la vida cotidiana, de la forma en que cada uno de nosotros se esfuerza por ir más allá, tratando de tocar con nuestras almas lo que es realmente importante: la sencillez de una comunidad llena de sentimientos y un patrimonio admirado desde hace siglos que tratamos de revelar con nuestras imágenes y, esperamos, también, con nuestros corazones. Es difícil tener éxito en tratar de entender lo que realmente está detrás de la máscara de lo común.
Ernesto es siempre el mago que conduce el camino a un lugar mágico. Sus enseñanzas honestas y exigentes abren nuestros ojos a lo que se convierte en poesía en una imagen, o lo que no logra tener éxito. Además, Ernesto abre nuestras almas y nos anima a conectar con esta tierra y su pueblo, con la belleza de su vida sencilla, con una comunidad que vale la pena admirar y, en general, la bondad de la vida y del alma humana.

Caminando juntos nos sentimos como una gran familia con todas las risas, emociones compartidas, el llanto que nos pueden capturar entre una imagen y la otra, encontrando poco a poco cuadros que podrían quedarse con nosotros por mucho tiempo y amistades que llenarán nuestros corazones hasta que podamos abrir nuestros brazos a un abrazo honesto, largo, caliente y disfrutar de la pasión común por la fotografía. Y aunque todos sabemos que sólo unas pocas de estas imágenes que durarán por toda una vida, el viaje para acercarse a revelar lo que realmente toca nuestras almas merece el camino a seguir.

Por lo tanto, una vez más, vuelvo a casa, agotada y satisfecha por el arduo trabajo hecho y tocada por la calidez de mis queridos amigos: Calvin, con su andar silencioso; siempre es un honor compartir las alegrías y los sacrificios, y aprender de él y de sus imágenes, un hombre con un don tan increíble en la búsqueda de la poesía en cada paso, y un querido amigo honesto; Ernesto, un verdadero amigo y mentor. Haber tenido el privilegio de ver el primer ejemplar de “Before You Grow Up”, un libro lleno de alma que fue concebido ante nuestros ojos, y ser capaz de sentir una pieza pequeña y poderosa al mismo tiempo en estas páginas, un libro dedicado al amor y a la fotografía. Caminar con Ernesto, no sólo a través de su amada tierra quechua, sino también a través de la vida y la fotografía, ya es una alegría en sí mismo. También es una buena excusa para ver a buenos amigos como Mónica y Chad, con quienes hemos disfrutado de muchos talleres juntos, y compartir con ellos la dureza y el sacrificio que debemos hacer para sentir la emoción de una buena imagen, sentir que crecemos juntos con las imágenes de nuestra amistad, y nos encontramos con otros amigos nuevamente, Linda, Milton, y caminar juntos, y disfrutar de la energía vital de nuevos amigos como Massimo, Alessandro, y Beth. Todo esto nos hace sentir como una gran familia, que tiene su significado, y que habla de querer estar juntos, de nuestro amor por la fotografía, la honestidad y el amor. Voy a extrañar todo esto hasta la próxima vez.

Sandra Pereznieto

 


Regresar a las Galerías 2017

Share