Galería 14 Quebras Molas

Salvador de Bahía y Reconcavo Bahiano, Brasil 2012

Italiano      Ingles


 

Aliona_Londono_01.jpgAliona_Londono_02.jpgAliona_Londono_03.jpgAliona_Londono_04.jpgAliona_Londono_05.jpgAliona_Londono_06.jpgAliona_Londono_07.jpgAliona_Londono_08.jpgAliona_Londono_09.jpgAliona_Londono_10.jpg

® Aliona Londono

 

La experiencia de Bahía ha sido una experiencia maravillosa y hasta mágica. No sabía que esperarme de esta parte de Brasil. Me quedé sorprendida por sentirme a menudo en Sur África, un país que tiene un lugar especial en mi corazón. Aquí en Bahía reencontré mi segunda Sur África con muchos déjà vus.
A parte de mi crecimiento fotográfico, amo descubrir como la gente vive en esta parte del mundo. Me gustó muchísimo ver las fotos sacadas por los otros estudiantes y notar como cada cual interpreta personalmente las situaciones que compartimos.
Aprendí tantísimo de Ernesto.
También aprendí mucho por todos los componentes del grupo.
Me siento muy afortunada también de haber participado junto con los demás estudiantes al proceso de edición de las fotografías panorámicas cubanas en blanco y negro de Ernesto.

Aliona Londono

 



 

Geralyn_Shukwit_01.jpgGeralyn_Shukwit_02.jpgGeralyn_Shukwit_03.jpgGeralyn_Shukwit_04.jpgGeralyn_Shukwit_05.jpgGeralyn_Shukwit_06.jpgGeralyn_Shukwit_07.jpgGeralyn_Shukwit_08.jpgGeralyn_Shukwit_09.jpgGeralyn_Shukwit_10.jpgGeralyn_Shukwit_11.jpgGeralyn_Shukwit_12.jpgGeralyn_Shukwit_13.jpgGeralyn_Shukwit_14.jpg

® Geralyn Shukwit

 

“¿Brasil nuevamente?” me preguntaban muchas veces y muy a menudo.

Regresar a Bahía fue como regresar a vivir. Estos talleres representan para mi el momento en el cual me puedo concentrar totalmente en la fotografía y dejar que el resto del mundo se desvanezca, aunque sea solamente por diez días. Volviendo a ver mis fotos me doy cuenta que esta vez fui mucho más consciente de lo que me rodeaba y también sentí emociones más fuertes. Hasta ahora después de una semana que regresé a mi casa puedo cerrar los ojos y sentir cada risa y cada lagrima.
La señorita Cristiane quedará siempre en mi corazón mientras aprenda a vivir una vida que no escogió aunque no se queje. Tiene un amor hacia la vida que pocos conocen y lo comparte con todos nosotros que le devolvimos su amor.
La gran apertura de la gente que vive en esta ex-fabrica va mucho más allá de las palabras y estoy agradecido a Ernesto por habernos hecho conocer su vida.
Con el grupo 14 Quebras Molas (¡que suposición afortunada la mía!)…hemos aprendido tanto a través la manera personal de ver de cada uno de nosotros, a través de las palabras y especialmente a través de las risas y guardaré siempre con placer el tiempo transcurrido junto en Salvador, Cachoeira y otros lugares.
Ernesto gracias por tu visión en comprender y capturar la vida. Mientras la comparta con todos nosotros nos hacemos no solamente mejores fotógrafos sino también mejores personas… ¡Hasta la próxima vez!

Geralyn Shukwit

 



 

giorgio_negro_01.jpggiorgio_negro_02.jpggiorgio_negro_03.jpggiorgio_negro_04.jpggiorgio_negro_05.jpggiorgio_negro_06.jpggiorgio_negro_07.jpggiorgio_negro_08.jpggiorgio_negro_09.jpggiorgio_negro_010.jpggiorgio_negro_011.jpggiorgio_negro_012.jpggiorgio_negro_013.jpg

® Giorgio Negro

 

Aliona, Geralyn, Giusi, Silvia, Justin, Mircea, Romain….  quería agradecerles por todo lo que me han dado en estos 10 inolvidables días. Descubrir cada mañana sus estupendas fotografías ha sido una experiencia maravillosa de aprendizaje, una oportunidad única para aprender a ser un mejor fotografo, para lograr a ver más allá de lo que mis ojos tan limitados percibían. ¿Y como olvidar las pizzas, los dedos machucados, las bodas seguidas, la pequeña hermana en el cuarto de Justin, los caballos, las caipirinhas y aquel chisporroteante torre de Babel en que se convertía nuestra VW van cada día? Por todo esto les doy las gracias, los amo a todos.

Ernesto, una vez más, nuestros caminos se cruzaron y una vez más, me mostraste como proseguir en mi recorrido. ¡Como un verdadero Maestro! Gracias especialmente a ti. Nos volveremos a encontrar pronto, nuestras esperanzas y nuestros sueños tienen mucho en común.

Giorgio Negro

 



 

giusi_storino_01.jpggiusi_storino_02.jpggiusi_storino_03.jpggiusi_storino_04.jpggiusi_storino_05.jpggiusi_storino_06.jpggiusi_storino_07.jpggiusi_storino_08.jpg

® Giusi Storino

 

Desde el primer momento que puse pie en Salvador sentí la sensación placentera que había tomado una buena decisión. Ésta era la primera vez que seguía un taller con Ernesto y mis capacidades fotográficas eran tan limitadas que nunca me hubiera esperado que esta experiencia hubiera cambiado, en tan poco tiempo, tanto la manera de sacar fotos cuanto la forma de mirar las cosas y las personas a mi alrededor.
Los diez días de taller en Salvador y Cachoeira fueron un full immersion en la vida de esta gente y de estos paisajes, una experiencia diaria en búsqueda de nuevas facetas del alma humano.
El grupo fue muy especial y no quiero alabar a nadie diciendo que ya todos ustedes me están haciendo falta, especialmente la manera en que cada cuál me ayudó y también por los grandes momentos y toda la diversión que compartimos.
Ernesto y todos los estudiantes fueron capaces de transformar este “sencillo” taller en un taller único y especial.
Ernesto fue un maestro maravilloso enseñando su gran capacidad de comprensión de mis esfuerzos y errores, siempre alentándome y dándome inspiración.
Conociéndole mejor tuve el placer de apreciar no solamente el gran fotógrafo sino también el hombre y el poeta.
Pude ver como la gente, y en manera especial los niños ahí en Bahía, los aman y como él se sienta cerca de ellos. Tuve también el privilegio de tomar parte en la edición de las fotografías de estudiantes con mayor experiencia como Giorgio y Romain.
Quiero aprovechar de esta oportunidad para agradecerle a Ernesto y al resto del grupo: Aliona por su dulzura y amistad, Giorgio y Romain por su gentileza y generosidad, G. por su buen humor y sus sonrisas cotidianas, y Silvana por haber compartido su increíble experiencia fotográfica y su sabiduría.
Ahora ya estoy haciendo planes para regresar a Bahía para seguir mi segundo taller con Bazan.

Giusi Storino

 



 

justin_meredith_final_bahia-1.jpgjustin_meredith_final_bahia-2.jpgjustin_meredith_final_bahia-3.jpgjustin_meredith_final_bahia-4.jpgjustin_meredith_final_bahia-5.jpgjustin_meredith_final_bahia-6.jpgjustin_meredith_final_bahia-7.jpgjustin_meredith_final_bahia-8.jpgjustin_meredith_final_bahia-9.jpgjustin_meredith_final_bahia-10.jpgjustin_meredith_final_bahia-11.jpgjustin_meredith_final_bahia-12.jpgjustin_meredith_final_bahia-13.jpg

® Justin Meredith

 

Mientras veo llegar el carro de Israel durante nuestra última sesión fotográfica una ola de emociones pulsa dentro de mi. El fin inevitable de una experiencia inolvidable me mira fijamente la cara. Me muevo de manera apresurada entre los pasillos de esta ex fabrica destartalada, improvisado refugio para numerosas personas sin techo, intentando de arrestar las lagrimas y tratando de despedirme de los nuevos amigos y de la bella Bahía.

El grupo es como una linda fotografía: un alineamiento de elementos diferentes y únicos.
Un colectivo de individuos empeñado en querer sacar imágenes interesantes y en quererse ayudar mutuamente cuando las dudas comienzan hacerse realidad.
Esta experiencia no hubiera sido posible si no hubiese sido por el actitud altruista de Ernesto en su enseñanza y en el proceso fotográfico.
Le doy las gracias por su soporte real y como ejemplo de liderazgo creativo.

Justin Meredith

 



 

mircea_albutiu_01.jpgmircea_albutiu_02.jpgmircea_albutiu_03.jpgmircea_albutiu_04.jpgmircea_albutiu_05.jpgmircea_albutiu_06.jpgmircea_albutiu_07.jpgmircea_albutiu_08.jpgmircea_albutiu_09.jpgmircea_albutiu_10.jpgmircea_albutiu_11.jpg

® Mircea Sorin Albutiu

 

El taller con Ernesto Bazan y los fotógrafos del grupo 14 Quebras Molas en Bahía fue muy intenso. El hecho que Ernesto nos haya llevado a conocer lugares que conoce muy bien, me dio la confianza necesaria de sacar fotografías que no son fácil de tirar si uno hace un viaje de diez días en un país extranjero solo.
Los comentarios y las revisiones cotidianas me ayudaron a entender mejor las sutilezas de la fotografía.
Muchas gracias a Ernesto y al grupo 14 Quebras Molas.

Mircea Sorin Albutiu

 



 

romain_fournier_01.jpgromain_fournier_02.jpgromain_fournier_03.jpgromain_fournier_04.jpgromain_fournier_05.jpgromain_fournier_06.jpgromain_fournier_07.jpgromain_fournier_08.jpgromain_fournier_09.jpgromain_fournier_010.jpgromain_fournier_011.jpg

® Romain Fournier

 

Han pasado tres semanas desde que regresé a casa y los recuerdos de este último viaje a Bahía son aún frescos dentro de mi. De alguna manera, me parece que este regreso en Brasil me haya dado la habilidad de ser omnipresente. Aunque sea aquí en Lausana escribiendo esta nota, siento de estar todavía ahí en Bahía corriendo con los muchachitos del movimiento de los sem terra. Juntos caminamos a lo largo de un sendero polvoriento envuelto en una vegetación exuberante y después de un rato llegamos hasta la cima de la colina. Los niños se están riendo, están jugando, parecen estar gozando de estos momentos. Están llenos de esta energía inagotable, positivamente irresistible. Me quedo parado por algunos momentos, los miro, bajo mi cámara fotográfica. Mirando sus expresiones, su lenguaje corporal, siento que están orgullosos de mostrarme su tierra. Casi no tengo el tiempo para reflexionar sobres mis pensamientos que una muchachita me agarra la mano con fuerza y me arrastra en el torbellino de una carrera frenética hacia abajo… es una locura total… Jefferson me supera descalzos y sigue corriendo… hasta que de repente se para! Una muchachita está recogiendo algunas flores… él se queda mirándola… poco después los dos están corriendo hacia nosotros para regalárnoslos… un momento verdaderamente impagable…
Estoy nuevamente en Suiza entusiasta de haber podido compartir estos momentos con todos ustedes.
Gracias Ernesto para hacer posible momentos como estos en tus talleres.

Romain Fournier

 



 

Sylvana_Andrade_01.jpgSylvana_Andrade_02.jpgSylvana_Andrade_03.jpgSylvana_Andrade_04.jpgSylvana_Andrade_05.jpgSylvana_Andrade_06.jpgSylvana_Andrade_07.jpgSylvana_Andrade_08.jpgSylvana_Andrade_09.jpg

® Sylvana Andrade

 

“Un sólo deseo me embarga: el de descubrir lo que se oculta tras lo visible, de horadar el misterio que me da la vida y me la quita, y de saber si una presencia invisible e inmutable se oculta más allá del flujo incesante del mundo.” Nikos Kazantzakis

El viaje….

El viaje fue interior, y sin embargo aunque la imagen dice más que mil palabras, esta vez la vivencia sobrepasa mi espectro de lo visible. En Bahía se queda un pedazo de mi, la riqueza queda en mi corazón agradecida por cada minuto vivido. Las emociones todavía hacen una turba interior, aún así la risa, el amor, la dicha de vivir queda en mi, en mi cotidianidad como si fuera la primera vez que me asomo en aquella calle cercana a la iglesia de Bonfin.  El viaje fue interior, cada momento fue el correcto, nunca antes nunca después.
Agradezco infinitamente a Ernesto su paciencia y la maravillosa oportunidad de compartir el viaje y su visión de la fotografía. A mis queridos compañeros del grupo 14 Quebra Molas gracias por sus enseñanzas, su paciencia y alegría.
A Christiani…. el valor del amor es un regalo infinito, mi corazón se queda ahí contigo pequeña niña. 

De corazón Ernesto. ¡Gracias! No hay mas palabras cuando son la correctas y se dicen del alma.

Silvana Andrade

 


Regresar a las Galerías 2012

Share