Galería Jefferson

Salvador de Bahía, Brasil

Italiano       Ingles


 


 

® Elena Lusenti

 

Querido Ernesto, gracias por compartir conmigo, generosamente, días maravillosos siguiendo la luz del espíritu mágico de Bahía.

Elena Lusenti

 



 


 

® Sorin Frasina

 

Al empezar marzo llegué a Salvador llevando conmigo una maleta grande con equipo fotográfico: dos cámaras, cuatro lentes, filtros, un flash y un trípode. Pensé que necesitaría todos estos elementos como en viajes anteriores en donde fotografié paisajes. Ernesto me probó que todo ese equipo no era necesario, que lo que importaba era vincularse fuertemente con los lugares y sus habitantes. Nos llevó a un lugar no turístico que conocía muy bien, a algunos barrios pobres y a comunidades de pescadores, donde pasamos momentos conmovedores junto a gente muy amigable. La presencia de Ernesto inspira una atmósfera creativa. Me pareció interesante el hecho que junto a él cada estudiante puede ver los lugares que se visitan de una forma muy particular. Los primeros días fue difícil para mí tomar fotos solo con un lente fijo, según me pidió Ernesto. Pero al final me di cuenta que sí se podía. De hecho, a los 10 días me noté que aprendí a mirar mi entorno de una forma diferente. Gracias, Ernesto!

Sorin Frasina

 



 


 

® Willard Pate

 

Fue bueno regresar al taller de Salvador donde vi las ya familiares familias de la ex fábrica de chocolate y a los pescadores de la costa norte. Pero como Ernesto lleva ya un tiempo recorriendo la zona, esta vez nos llevó a nuevos lugares de Bahía. No soy una persona de playa (ya sea todo lo referente a actividades en la playa o a observación fotográfica de esas actividades), pero sí me gustan las áreas de playa casi desierta donde los pescadores tiran sus redes y recogen su pesca. La mañana que pasamos en un lugar así fue mi momento favorito del taller, un lugar al que espero regresar en agosto, cuando tome mi sexto taller de Brasil con Ernesto.

Willard Pate

 


Regresar a las Galerías 2010

Share