Galería Caju

Salvador de Bahía, Brasil 2010

Italiano       Ingles


 

® Baron Barnett

 

Acabo de completar mi quinta incursión con Ernesto. Con él uno siempre puede anticipar lo inesperado. Tuvimos un grupo grande e internacional, lo que enriqueció aún más la experiencia. La interacción del grupo en las sesiones de edición siempre son súper importantes. Ernesto encuentra la manera de estimular a cada uno para potenciar su visión. Finalmente, logras concentrarte más y refinar tu sentido visual! Uno siempre se va a casa con buenas imágenes. Siempre hay una experiencia espiritual cuando caminas con Ernesto. Ya sea una procesión, un mercado, una ceremonia africana, o andando en las zonas rurales de los pueblos de pescadores y sus familias, logras un sentido del lugar. También descubrí una nueva faceta de Ernesto como el flautista de Hamelìn. Las familias y los niños del asentamiento de la Fábrica de Chocolate y del campo de los Sin Tierra ha desarrollado una relación especial con él. Los niños se pegan a él por dónde vaya! Gracias, Ernesto, por organizar otra memorable experiencia!

Baron Barnett

 

 



 

® Birgit Vagani

Ésta es la segunda vez que tomo un taller de Ernesto, y la experiencia ha sido tan maravillosamente inspiradora y llena de magia como el primer taller en Iquitos, Perú, 2009. He estado viajando por Brasil por mucho tiempo, pero el Brasil que viví durante estos 10 días fue diferente al Brasil que conozco de mis visitas anteriores. Conocer Salvador y su gente es una experiencia muy especial y profunda. “Bueno para el alma”, como diría Baron. Conocimos comunidades extraordinarias tanto en la ciudad como en el campo, pescadores viviendo en pueblos lejanos siguiendo las costumbres de siglos pasados, invasiones de familias en derruidas fábricas abandonadas, mujeres embarazadas criando a sus hijos colectivamente en el campo, niños que ingeniosamente se reinventan a sí mismos, jugando con nada más que con lo que la naturaleza brasileña les ofrece. Al final todas esas historias aparentemente aisladas se juntan en una sola gran figura. A pesar del destino de cada uno, infortunios y dificultades, todos los que conocimos nos recibieron con una maravillosa y cálida gran sonrisa, dispuestos a compartir, a abrirnos las puertas y a abrazar la vida tal como es: con orgullo y felicidad puros. La espiritualidad juega un papel sustantivo, fuimos afortunados de asistir a ceremonias y festividades religiosas. Quiero agradecer a Ernesto por guiarnos y continuamente inspirarnos. También quero agradecer a mis compañeros Betsy, Jean, Margit, Liz, Baron, Kerim y Umit por compartir su entusiasmo, y a toda la gente de Bahía por compartir momentos de sus vidas con nosotros. Fue lindo ver cómo cada uno fue desarrollando un lenguaje individual para capturar la esencia de algunos de nuestros encuentros fotográficos. Regresaré pronto. Ya espero con ansias mi próximo viaje a Bahía, en marzo de 2011.

Birgit Vagani

 



® Jean Ross

Salvador creció en mí. No estaba seguro al principio – No son una persona de playa, pero la calidez y la belleza de los bahianos se ganaron mi corazón. Regresaré. A mis compañeros Cajus, y a Ernesto, gracias por permitirme compartir estos días especiales en un lugar especial.

Jean Ross

 

 



 

® Kerim Can Ertug

Ernesto, gracias por compartir con el grupo y conmigo ese microcosmos que has encontrado en Bahía, especialmente el de Salvador y el de los pueblos de pescadores! Con tu apoyo y guía, vi cómo cada uno del grupo siguió su propio camino fotográfico. Para mí, el perseguir y encontrar los momentos decisivos en Bahía no solo resultaron ser capturas de buenos momentos fotográficos, sino también el descubrimiento de la alegría de la vida y la buena naturaleza de los bahianos, la que permanecerá conmigo por largo tiempo. Espero volver para continuar lo que empecé.

Kerim Can Ertug

 

 



 

® Liz Loh Taylor

 

Éste es mi segundo taller con Ernesto, y todo se pone aún mejor, es más, es adictivo! Desde pueblos de pescadores hasta asentamientos humanos y los campos de los Sin Tierra, fuimos acogidos con brazos abiertos a cada regreso. Antes de empezar un taller y un día fotográfico, siento que la inquietud se apodera de mí… sabiendo que cada día será un reto, un reto de regresar al menos con una buena y compleja foto. ¿Por qué? Para poder hacerle justicia a la conmovedora gente que conocimos y a los lugares llenos de intriga y espíritu. Se nos presentaron oportunidades increíbles de compartir la vida de personas y comunidades excepcionales. Las relaciones que a través del tiempo ha logrado entablar Ernesto en el lugar, su conocimiento del mismo, y el haberlo compartido ahora con todos nosotros, hace la gran diferencia en un taller! Muito obrigado meu mestre e amigo! La pasé muy bien y me fui enriquecida de mente y alma, como siempre que pasamos tiempo juntos. Muchas gracias una vez más por llevar a un mayor nivel mi capacidad y mi visión fotográfica. He aprendido a apreciar y a depender de tus consejos y motivación, casi como una niña. Todo Beleza … como diría EB… la experiencia, el crecimiento, y por supuesto, el açai, la caipirinha y la riquísima comida!

Liz Loh Taylor

 

 



 

® Margit Kovisto

Éste fue mi primer taller con Ernesto, realmente no sabía qué esperar. Durante los 10 días él nos llevó a fotografiar en medio de muchedumbres caóticas en Salvador, y en tranquilos pueblos rurales. La gente de Bahía nos recibió con calidez y buen humor, y en casi todas partes nos permitieron fotografiar libremente a sus familias, sus casas, su cotidianeidad. Pero fue bastante difícil lograr buenas fotografías que elocuentemente capturaran y honraran los momentos de los que afortunadamente pudimos ser testigos. La exigente crítica diaria, el mirar el trabajo de los otros participantes, y el tener la oportunidad de regresar a los mismos lugares varias veces durante el taller, todo eso propició un entorno de aprendizaje para lograr obtener imágenes maravillosas. Aún cuando no logré sacar buenas fotos todos los días, sí logré captar el sentido de cómo MIRAR mejor, y un renovado sentido de cómo abordar a la fotografía, y, como predijo Ernesto, deseo regresar al mágico Salvador. Gracias Ernesto por tus consejos y gracias a mis compañeros de taller por su compañía en esta aventura, y por inspirarme con sus trabajos.

Margit Kovisto

 



 

 

® Umit Okan

 

Todavía recuerdo el primer día del taller: al terminar un largo día fotografiando, me sentía muy feliz y satisfecho con los resultados, esperando la sesión de edición. Al principio, fue muy desmotivador ver a Ernesto ver mis fotografías y decir: “No… muy literal… No… muy descriptivo… No… su expresión no es buena!… la camiseta y la gorra de béisbol me distraen!!”. Pero creo que su perfeccionismo y su atención a cada pequeño detalle de la imagen me han enseñado mucho, mejorando mi mirada. Durante el taller, con sus comentarios honestos y alentadores, nos exigía ser mejores y más críticos con nuestras fotografías. Al fotografiar él junto a sus estudiantes pudimos ver también cómo fotografía él, y eso fue bastante aleccionador. Personalmente, aprendí mucho al observar cómo se acerca él a sus sujetos, cómo se comunica con ellos y la forma cómo compone sus imágenes. Extraño a todos mis compañeros, a la bella Bahía y a toda la gente buena que conocimos. No puedo esperar a volver!! Gracias por todo Ernesto, espero verte pronto!

Umit Okan


Regresar a las Galerías 2010

Share