Eclipse Total

Salvador de Bahía, Brasil 2008

Italiano       Ingles


 

® Deborah Valencia

 

Querido Ernesto,
he visto y visto muchas veces las imágenes que logré en febrero 2008 dentro del taller en Salvador de Bahia… Dejé de mirarlas unos días para distanciarme pero cada vez que regresaba a ellas volvía a sentir la fuerza de imágenes bien logradas , imágenes fuertes y lo principal es que “me siento” en ellas!
Fui a tu taller con el propósito de reconectarme con mi esencia fotográfica y lo logré. Me fue difícil, tu lo sabes! Separarme del angular, del “gran equipo” y salir a las calles solo con mi 50mm como cuando, hace muchos años, comencé a fotografiar. Si, cuando comencé sin tener técnica y sin saber mucho lo que hacía caminé y sentí, vi; me dejé llevar y apunté mi olympus O-M1 con un bello 50mm f1.8 si… de esa época logré gran parte de mis mejores imágenes.
El día a día , el trabajo por encargo, la presión de una publicación, los requerimientos específicos de un cliente no dejan que tu esencia aflore. Uno entra en ese juego y se desconecta de su esencia. Fue lo que pasó en estos años. Gracias a tu taller mi fotografía ha vuelto.
Gracias por compartir con nosotros y por tu paciencia. Un beso grande.
Deborah Paredes Valença

 

 


 

® Frank Baudino

 

Cuando llegué a Salvador casi pensé de haber regresado a Cuba Hay un sentido de la vida y de la vida en las calles de Salvador que sentí desde el primer día que llegué. Para mi el momento más mágico del taller fue la visita a los campamentos de los Sem Terra. Esta gente priva de tierra que trata de encontrar terreno para cultivar apreció mucho que queríamos escuchar sus historias. Con mucho orgullo nos enseñaron sus modestas chozas, pusieron en posa sus bebés y sus mascotas para que los fotografiáramos. Nos regalaron fruta y, en nuestra breve estancia, nos dejaron entrar en sus vidas. En breve, nos dieron todo lo que tenían. Igualmente vivas fueron nuestras visitas en la fabrica de chocolate, con los pescadores de Acupe y en el mercado de São Joaquim. El taller fue una extraordinaria oportunidad de fotografiar la poesía de la vida de cada día y, en manera especial, la belleza de la gente que mantiene vidas sencillas y se queda cerca de la tierra. Como siempre, aprendí muchísimo durante las sesiones de edición con Ernesto y durante las animadas discusiones con los demás estudiantes. Hacia unos años que no tomaba un taller con Ernesto y siento de haber vuelto a aprender que significa sacar buenas fotos o por lo menos intentar sacarlas.
Frank Baudino

 


 

® Mike Bump

 

 

 


 

® Paola Nalvarte

 

Antes de Ernesto y después de Ernesto. Es una frase a considerar luego de llevar un taller de fotografía con el maestro siciliano por primera vez. Mi experiencia con Ernesto y su taller en Brasil cambió por completo mi forma de mirar la vida y a las personas a través del lente de mi cámara. Pareciera como si de pronto pudiera ver finalmente algunas fotografías de entre mis imágenes; momentos capturados, sentimientos, gestos y cosas que podrían haberse desvanecido en menos de un segundo, pero que el estar lo suficientemente cerca me permitió poder congelarlas para siempre, o al menos hasta que las conserve entre mis archivos. El hecho de haber trabajado junto a un equipo maravilloso de personas, ayudó muchísimo. Y la cereza del postre: gente brasileña de Salvador de Bahía y Acupe. Qué abiertos y generosos fueron con nosotros todo el tiempo, tan cálidos! Realmente hicieron que me olvide de mí y que me dejara llevar por el ritmo de sus rutinas, siendo un testigo privilegiado de algunos momentos de sus vidas, empezando a considerarme a mí misma una fotógrafa.
Paola Nalvarte

 


® Sonia Raymund

 

Diré simplemente que Salvador s un sueño. Adoro Salvador pero me enamoré de los Bahianos. Como siempre transcurrir una semana contigo Ernesto  vale un semestre de clases entero. Siento que la experiencia no fue solo fotográfica sino también humana. Gracias por una semana fantástica.
Sonia Raymund

 


 

® Sophie Peeters

 

El taller de Brasil fue como descubrir un tesoro precioso. Su desbordante belleza, el calor de la gente, la música y la alegría estaban a nuestro alrededor. Ernesto, una vez más, me hizo conocer los lugares más escondidos, más sorprendentes y más improbables que estando solo nunca encontrarías. Y naturalmente desde estas situaciones increíbles florecen posibilidades fotográficas delante de nuestro lente. La magia de ir a fotografiar con Ernesto queda difícil de describir – su entusiasmo es contagioso y su habilidad de compartir es increíble. Fue, una vez más, un viaje inolvidable.
Sophie Peeters

 


® Stefano Gliogli

 

Es la mañana de un nuevo día y me despierto bajo el cielo de São Salvador da Bahia. Estoy en Brasil. Lo siento por el calor, lo siento por el aire perfumado que dulcemente me acaricia. Creo que el destino me haya querido aquí, en compañía de nuevos amigos y de Ernesto. El, gran linda persona y sabio Maestro “del momento capturado afuera del tiempo”, unos de los pocos que tiene el infinito sobre la punta de su nariz, siempre con su cámara colgada al cuello. En los diez días pasado juntos, fotografiamos en la misma playa, en el mismo barrio, en le mismo espacio pero como siempre en la fotografía: es el mismo encuadre pero siempre diferente, es la misma foto pero siempre otra. El maestro nos ayudó a leer la luz para poderla reconocer, a ver el invisible para poderlo contar. Gracias Ernesto.
Stefano Giogli

 


 

® Willard Plate

 

Salvador es mi nueva Cuba. Obviamente no en sentido literal. Pero siguiendo el consejo de Ernesto de regresar en los mismos lugares varias veces si quiero profundizar la calidad de mi trabajo, escogí Salvador ahora que ir a Cuba se ha hecho imposible. En Cuba estuve seis veces. Éste fue mi segundo taller en Salvador y quiero regresar el próximo año. Salvador tiene mucho en común con Cuba; la gente es maravillosa y los lindos paisajes, la gran vivacidad y el calor de la gente, una rica herencia africana y los colores vibrantes. Lograr sacar buenas fotos no es cosa fácil pero Salvador tiene la ventaja de sentirse bienvenido por la gente. Aconsejo este taller a todos los estudiantes presentes y futuros de Ernesto.
Willard Pate

 


Regresar a las Galerías 2008

Share