Galería Mortadella & Rambos

Salvador de Bahía, Brasil 2019

Italiano       Ingles


 


 

® Cynthia Johnston

 

Salvador …
Los mares y cielos del azul más intenso … Risas exuberantes, ojos brillantes y sonrisas. Salvador con energía a punto de liberarse. Puede ir en ambos sentidos.

Yemanja y sus tesoros se desbordaron …
nuestro tiempo en el mar de la noche, Yemanja, que mezcla los mares para reconocer los regalos que se les han ofrecido, marineros que nadan con ofrendas de flores. No sabía que puse mi corazón en el mar esa noche y me quedaré allí por un tiempo.
Nuestro maestro experto, Ernesto, ha allanado el camino para nosotros. Nunca dio nada por sentado, trabajó duro cada hora del taller. Te hace sentir humilde, un artista exitoso tan bien establecido que trabajó tan duro. Entonces, ¿quién soy yo para que no haga lo mismo?

Gracias, Ernesto, por la magia que encontramos. Gracias también a Massimo … amable y talentoso colega en este viaje.

Cynthia Johnston

 



 


 

® Massimo Bortolan

 

Me resulta muy difícil responder a las personas, amigos y familiares, que me preguntan “¿cómo te fue en Brasil?” Generalmente sonrío y comienzo con “increíble…”. De la misma manera, es realmente complicado describir en pocas líneas lo que esta nueva aventura Bahiana me ha dado con Ernesto, ¡qué emociones, qué lecciones de vida y fotografía han sido!.
Hacer un taller con Ernesto es para mí entrar en otra dimensión y vivir por un tiempo una nueva vida paralela donde las experiencias fuertes, la magia, la risa sincera, se multiplican y amasan hasta que dan vida a una Aventura caracterizada por una profunda intensidad. Y la fotografía, que me encanta, es parte integral de ella. Como fotógrafo, aprendes mucho, muchísimo todos los días. Y cometes esos errores que te hacen crecer, buscando la quintaesencia de la fotografía, la “gracia” de un instante. ¡Nunca le estaré lo suficientemente agradecido a mi maestro bicentenario Ernesto! Nos reímos y abrazamos con este pensamiento: Ernesto en sus talleres mágicos que ha vivido durante tantos años, tantas aventuras y tantos regalos, que una persona “normal” ni siquiera podría vivir en 200 años. Veo a Ernesto así: un joven bicentenario, que ha vivido muchos y sabe cómo contarlos con gusto y alegría. Y si tenemos la suerte, podemos experimentarlos y compartirlos con él durante los talleres. Pruében sus talleres para poder crecer.
Me siento muy afortunado de haberte conocido y de haber tenido la locura de dejarme ir y arriesgarme, participando en los talleres de Perú y Bahía. Me has enriquecido mucho, y no solo fotográficamente.
Gracias también a la hermosa y dulce Cynthia, ¡eres una persona hermosa!. Fue un placer conocerte y compartir mucho contigo, espero verte pronto y te deseo todo lo mejor para tu proyecto fotográfico, de muy alto nivel, ¡brava!
Ernesto, gracias, de verdad. Ya sueño con el próximo. Un fuerte abrazo de “Mozzarella”!

Massimo Bortolan

 


Regresar a las Galerías 2019

 

Share