Galería 9 Samurai

Valle Sagrado, Perú 2019

Italiano       Ingles


 


 

® Alexander Rehorovsky

 

Querido Ernesto, tenías razón cuando me escribiste que sería mucho más que un simple taller fotográfico. Me gustó hasta la última gota, tu enseñanza, tu amabilidad, el programa tan intenso, la amabilidad de los lugareños, las largas caminatas en el aire enrarecido, la amistad del grupo, las sesiones de edición y los futuros libros, el inesperado ritual de la ceremonia de Temazcal, la comida y el single malt, las celebraciones del carnaval nacerán… para ver de repente a los hombres de las montañas transformados en pájaros blancos corriendo a toda velocidad desde la niebla del horizonte a 4500 metros, me pareció realmente surrealista … fue sobre todo los momentos simples, con las familias, los pastores, sus hijos, en sus casas en las nubes que para mí han transformado lo exótico en magia. Estoy trayendo mucho a casa conmigo. Gracias Ernesto, gracias Patty, Giorgio, Milton, Calvin, Juan, Francesco y Xan. Espero verte de nuevo.

Alexander Rehorovsky

 


 


 

® Calvin Chen

 

Nuestro amigo Xan nos cuenta una historia sobre un hombre que conoció durante sus viajes. Estaban mirando el gran cielo y el hombre mira hacia Xan y le pregunta: “¿De dónde eres… hay la luna?”
Y con esa única pregunta, de repente el mundo se ha vuelto más mágico para mí. Nuestro viaje se compone de muchos momentos como este, pequeños y mágicos pequeños que te hacen contemplar la vida y apreciarla a un nivel diferente.
En cierto sentido, tiene que ver con la fotografía. Pero las fotografías son una búsqueda de algo más alto, un reflejo de nosotros mismos, de cosas más grandes que nosotros mismos.

Me llevaré todos estos momentos conmigo… El espléndido proyecto de Juan de México, el increíble libro de Giorgio que se publicará, el uso conmovedor del color de Milton, la reserva secreta de whisky de Alex, el suministro inagotable de alcohol no es secreto de Patty, el estilo de Xan que todavía me tiene que pagar, y la increíble ligereza de ser de Francesco.

Gracias Ernesto por unirte a estos Samurai. Todos hemos renacido.

Calvin Chen

 


 


 

® Francesco Pavia

 

¡Aquí estamos en las montañas peruanas, con un increíble grupo internacional! Una experiencia que permanecerá en mi corazón, de la vida real, de los campesinos y de su inexpresable hospitalidad, el poder de la naturaleza y los rituales milenarios.
El valle sagrado es un lugar mágico y las áreas rurales son de una belleza prístina.
La edición rigurosa y compartida solo ahorró las fotografías que logran acercarse a la poesía, o cómo diría Ernesto, “que van más allá” de la realidad.
El taller también es agradablemente gastronómico, ¡así que no pienses en volver a casa flacos!

Francesco Pavia

 


 


 

® Giorgio Negro

 

Septiembre 2005, Cusco, Perú. Empieza una aventura, un viaje, una historia de amor con la fotografía y con un continente que, como ningún otro, me atrae y a la vez me perturba tal como un espejo que refleja los lados más oscuros de mi alma. También comienza una amistad que irá más allá de la fotografía.
Febrero 2019, Cusco, Perú, de nuevo….. El viaje se detiene por un instante, la amistad se ha transformado en muchas amistades, muchos extraordinarios fotógrafos, algunos de los cuales, reunidos alrededor de una mesa en Pisac, con pasión y dulzura me ayudan a realizar un sueño. Nace “Pathos”, mi libro, hijo de estos 14 años pasados buscando algo que no se ve, y sin embargo está ahí, debajo de la superficie de las cosas banales, escondiéndose a nuestros ojos cada día más apresurados y temerosos de descubrir que alegría y dolor existen donde menos lo esperamos. 14 años de talleres y muchos viajes, solo o con amigos. Un sueño que en Cusco se ha vuelto un objeto real, con una cubierta y 140 páginas.
Pero el viaje sigue, el sueño sigue, ya no voy a despertar. Gracias Ernesto. Gracias Dario, Juan, Alexander, Calvin, Francesco, Milton, Patty, Xan y todos aquellos que soñaron juntos a mí.

Giorgio Negro

 


 


 

® Milton Zambrana

 

Más profundo… más intenso… amistades… experiencias… como la comida simple que se nos sirve a más de 4000 metros… nos alimenta a todos y de alguna manera nos une a todos. A medida que pasan los días nos sentimos aún más cerca y, como siempre, derramamos algunas lágrimas. El dolor de la ascensión se siente en las profundidades del alma, te hace sentir mal ver tanta belleza y darte cuenta de lo difícil que puede ser la vida a veces… Celebramos alrededor de un árbol que finalmente se corta y todos sudamos juntos en el útero de la madre tierra. He escuchado a alguien decir “gracias” por cambiar la dirección de la vida misma… la fotografía realizada de esta manera puede hacerlo… puede alterar un camino… puede alterar cómo y lo que ves. Personalmente, tomo menos fotos y me siento recompensado por hacerlo… Siempre me siento completo aquí. Las sesiones de edición diarias son difíciles, el nivel es tan alto como siempre y la guía sutil de Ernesto siempre es nítida y enfocada. Ernesto, Juan, Patty, Xan, Giorgio, Calvin, Francesco y Alexander… mis hermanos… caminando entre ustedes, ver su trabajo y tener un sentido de su humildad fue un privilegio que siempre llevaré conmigo. ¡Viva los samurái!

Milton Zambrana

 


 


 

® Patty Dada

 

¡Otra vez!

Una rica cultura de montañas mágicas, un taller que superó todas mis expectativas (ya había participado en el taller Vida y muerte en Oaxaca, que fue infinitamente maravilloso), colegas de los que he aprendido enormemente … agradecidos al universo por el momento que compartimos, ¡Momentos realmente inolvidables!.
Este taller no fue solo de fotografía; Terminó en una experiencia muy enriquecedora en todos los sentidos. Calvin, aprendí mucho de ti solo mirándote. Eres una persona con enormes cualidades y muy generosa. Milton, la forma en que interactúas con la gente es, para mí, un ejemplo a seguir y tus fotografías son un placer. Francesco, me gustó estar contigo. Tu energía fue mágica, muchas gracias!
 Juan, Xan y Giorgio una vez más nos dieron la oportunidad de encontrarnos y hacer nuestra amistad cada vez más profunda. Es un tesoro que el universo me ha regalado. Gracias por inspirarme tanto. Te quiero mucho
Ernesto, a ti todo mi agradecimiento; No puedes imaginar cuánto me ayudaste a crecer. Namaste. Espero tenerte como maestro en muchas otras ocasiones; espero que la vida nos vuelva a juntar pronto.

Patty Dada

 


 


 

® Xan Quintana

 
La magia sucede, a veces … y esta vez sucedió … otra vez!
Esta vez estuvo en el Perú; Las brumosas montañas andinas albergan una de las culturas ancestrales más fascinantes: los incas.
En este entorno único, un grupo de almas cariñosas se reunieron alrededor de un maestro de la ceremonia excepcional.
La fotografía fue nuevamente la excusa, pero otra experiencia de vida nació en todo este contexto.
Y tan pronto como llegamos, subimos a las montañas, donde casi no hay aire; para asistir a una ceremonia ancestral, los hombres vestidos como pájaros cortejaban a las mujeres de las aldeas vecinas. Una experiencia para no olvidar.
Otro día hubo una colorida fiesta de carnaval donde los árboles se vistieron festivamente, con globos volando alrededor, mientras que los lugareños vestidos con sus mejores disfraces bailaron y cantaron en círculos.
Y otro día, fue esta aldea remota donde nos encontramos con esta familia con niños que jugaban con “nosotros, los astronautas”, que habían venido desde muy lejos para compartir unas horas de una reunión inolvidable con ellos.
Y la ceremonia de Temazcal que compartimos durante la luna nueva también fue inolvidable. Una manera de renacer de nuevo en algo nuevo…
Pero en general, la magia se hizo posible gracias a un grupo excepcional de Seres Humanos, quienes compartieron esta pasión por la fotografía y compartieron respeto, gratitud y alegría por la vida…
Y, por supuesto, nada de esto sería posible sin el conocimiento, la experiencia y la sensibilidad de un guía excepcional, que conoce profundamente el lugar y la cultura y, en general, sabe cómo sacar el máximo provecho de cada uno de nosotros (fotográficamente y humanamente). De una manera muy amable y generosa…
Gracias Ernesto. Cada vez que voy a uno de tus talleres, siento que quiero dar un paso adelante no solo fotográficamente, sino también aprender mucho sobre la vida misma. Espero que la vida te devuelva un poco de lo que nos estás dando.
Y gracias también a mis “camaradas”, con quienes compartí risas, pensamientos silenciosos, single malt y cuya solidaridad y cálido corazón alimentaron el mío. Sus imágenes hermosas y sinceras me motivan a continuar probando aún más este estilo de vida llamado fotografía…
Gracias amigos! Gracias por la magia.

Xan Quintana

 


Regresar a las Galerías 2019

 

Share