Galería Does It Go Beyond?

Sicilia, Italia 2007

Italiano       Ingles


® Bob Cocozza

Continuo a seguir el consejo de Ernesto de regresar a los mismos lugares. Me encuentro nuevamente en Sicilia. Siento que estoy pasando tiempo suficiente que casi puedo llamar esta isla maravillosa, rica de gente acogedora y generosa, mi segunda casa. Fue este tercer taller el más fascinante? Quien sabe… Echen un vistazo a las fotos y decidan ustedes mismos. Una cosa es cierta: más se fotografía el mismo sujeto y más se torna difícil agregar fotos nuevas e interesantes. Bob Cocozza

 

 

 



® Chris Mika

Mientras estábamos sentados en el jardín bajo el cálido sol siciliano después de un almuerzo de tres horas comiendo platos típicos juntos a la familia y a los amigos de Ernesto, me di cuenta que los talleres de Ernesto van mucho más allá de la fotografía, hablan de vida, de gente, de cultura y tradiciones. Durante el taller Ernesto compartió con nosotros su trabajo en color sobre el campo cubano. Me gustó mucho aunque casi no pude ver las fotos detrás del hombro de otro estudiante. Mi impresión fue que no obstante las imágenes tenían las cualidades de sus fotografías en blanco y negro, el haya logrado resolver sus angustias existenciales. Quizás esto se debe al hecho de ser padre. De todas maneras, espero de poder volver a ver las imagines con más calma la próxima vez. El taller en Sicilia era mi segundo. En el Perù, aprendí sobre la importancia que tiene cada elemento dentro de una foto y la relación entre fotógrafo y fotografiado. Logré sacar algunas imágenes pasables con mucha facilidad. En Sicilia, aprendí una lección aún más importante: la lección de la humildad. También aprendí que la fotografía requiere sensibilidad, devoción, perseverancia y duro trabajo. La próxima vez. Chris Mika

P.s. Prefiero tus fotos a las de Koudelka: tienen más alma.

 



® Daniele Coricciati

Viví en una dimensión paralela. Demoré varios días para poder entrar en sintonía con el mundo que me rodeaba… Valió la pena. Descubrí sensaciones que no probaba desde hace mucho tiempo… Sicilia es un poco como el Salento, la mia tierra. Diez días inolvidables dedicados a la fotografía. Centenares de disparos: 3 fotografías… Fuertes emociones…Recuerdos intensos Entendí que para mi la fotografía es una necesidad. Gracias Ernesto. Hasta la próxima. Daniele Corricciati

 



 

® Juan De la Cruz

Las sesiones de la caza del momento decisivo han llegado a su fin, por el momento. Ahora revisamos nuestros resultados bajo la supervisión del maestro. Les aseguro que la experiencia vivida entre un grupo de 11 personas, hasta antes del taller desconocidas, con diferentes idiomas, diferentes edades, viviendo en una misma casa junto al mediterráneo, como si estuviéramos en un reality show sobrepasada a todo lo logrado fotográficamente (que fue fantástica). Hoy en los momentos de conexión con la ciudad de Trapani, en una calle me topé con el demonio. Eran las 7 de la mañana, y después de cargar mi cámara con un rollo nuevo, levanté la mirada y ahí estaba, sentado en el cofre de un carro, fumando un cigarro, vestido de negro, todo el sol lo iluminaba. Sabía que esto iba a suceder. El no descansa, el siempre trata de intimidarme para confundirme en el camino hacia la luz. Me dijo: “Aquí no pasaras. Dejas de fotografiar!”. El sabe perfectamente que hoy le he ganado la batalla, pero no la guerra. Ernesto, mi guía, me ha compartido el corazón de la isla que lo vio nacer. La trilogía ha terminado: Oaxaca, Tlacotalpan y Sicilia. Juan de la Cruz

 

 



 

® Judy Babinsky

Casi una vez al año escucho el canto de sirena de Ernesto que me lleva lejos de mi vida cotidiana. Mis expectativas varían de año en año. De repente me encuentro sobre un avión hacia Perù o Trapani. Y después todo acontece tan rápidamente. Demasiado temprano y ya es la hora de irse. Que logré hacer? Comí mucha pasta y aceite de oliva tan rico que casi tienes gana de tomártelo. Pero lograr fotos buenas es verdaderamente frustrante. Tantos días con imagines que al final no logran ser buenas. Es tan difícil ser capaz de capturar verdaderamente lo que siento. Pero continuaré intentarlo y regresaré muchas veces más. Judy Babinski

 

 



 

® Lorenzo Martelli

Pasó más de un mes desde aquellas jornadas sicilianas. Me doy cuenta de una forma siempre más clara la intensidad de la experiencia que viví, llegando a distinguir un antes y un después significativamente distantes. El taller no marcó un punto de llegada en mi personal búsqueda fotográficas, por el contrario un punto de partida y estoy consciente que el camino que estoy a punto de emprender es sin duda alguna muy empinado. Pero aquel que encontré en aquellos (relativamente pocos) días son los más profundos motivos que me están empujando a tomar la decisión de ser fotógrafo, motivos que van mucho más allá de mi actual concepción sobre la fotografía. No tengo intención de repetir cosas ya dichas por otros, aunque puedan ser importantes las emociones y las sensaciones del caso. Siento simplemente el deseo de darle la gracias a Ernesto y también gracias a todos los otros estudiantes con los cuales compartí esta experiencia. Ernesto fue el primero que tuvo la intuición que nuestro taller iba a ser un grupo especial, heterogéneo, cada uno con una identidad y aspiraciones diferentes, pero capaz de dar vida a raras alquimias, compañeros de camino por solamente diez días, un fragmento de vida denso de emociones. Regresé a casa solamente con algunas fotografías, pero allá donde no hay forma, existen recuerdos preciosos que nunca se apagaran. De cualquier manera el perfume de la Sicilia quedará en mi piel por mucho más tiempo. Lorenzo Martelli

 

 



 

® Sara Dominici

Buscando la fotografía, redescubro una vez más la vida. La fotografía regresará, sus huesos reforzados por la vida. Le doy gracias a todas las personas que participaron en el taller y gracias a ti Ernesto. Todos junto me han ayudado a recordar cuanto pueda ser luminosa y felizmente inesperada la vida. Sara Dominici

 

 

 

 


 

® Tea Karvinen

 

 

 

 

 


 

® Tristan Lark

El taller de Sicilia fue excelente y me ayudó enormemente en la composición de las imágenes. La revisión del portafolio al comienzo del taller fue una manera genial para empezar y para reducir el numero de las fotografías. Ernesto tiene la habilidad de ser extremadamente selectivo y de decirte instantáneamente cuales son los elementos funcionales dentro de una fotografía y aquellos que no. El me enseñó a mirar diversamente los momentos que te llaman la atención y a buscar formas de componer situaciones interesantes para brindarle más profundidad y significado. De Ernesto aprendí a mirar con mayor atención el encuadre para darme cuenta de cuales elementos destruirán la imagen y intentar eliminarlos. También aprendí que se necesita mirar no solamente lo que está delante de ti, sino también lo que está alrededor y utilizarlo para justificar el encuadre completo. Las ediciones diarias de las fotos sacadas el día anterior fueron espléndidas y nos ayudaron a compartir con todos los otros participantes la propia visión y a la vez de sentirte inspirados. Todos ofrecían comentarios acerca de las fotos de los demás y nos dimos cuenta que fotografiar la vida cotidiana requiere mucho trabajo. Al comienzo recibí unas criticas muy dura sobre mi trabajo, pero utilicé los diez días para recuperarme y me fui con nuevos ojos. Tristan Lark

 

 

 

 


 

® Willem Kujpers

 

 

Share