Galería Na Verdade

Salvador de Bahía, Brasil 2013

Italiano       Ingles


 

c14-Colin_Steel_001.jpgc43-Colin_Steel_01a.jpgc65-Colin_Steel_02.jpgc13-Colin_Steel_03.jpgc71-Colin_Steel_04.jpgc36-Colin_Steel_05.jpgc76-Colin_Steel_06.jpgc43-Colin_Steel_08.jpgc59-Colin_Steel_09.jpgc48-Colin_Steel_10.jpgc10-Colin_Steel_11.jpgc70-Colin_Steel_12.jpgc59-Colin_Steel_13.jpgc25-Colin_Steel_14.jpgc13-Colin_Steel_15.jpgColin_Steel_16.jpgColin_Steel_17.jpgColin_Steel_18.jpgColin_Steel_19.jpgColin_Steel_20.jpgColin_Steel_21.jpgColin_Steel_22.jpgColin_Steel_23.jpgColin_Steel_24.jpgColin_Steel_25.jpgColin_Steel_26.jpgColin_Steel_27.jpgColin_Steel_28.jpgColin_Steel_29.jpgColin_Steel_30.jpgColin_Steel_31.jpgColin_Steel_32.jpgColin_Steel_33.jpgColin_Steel_34.jpg

® Colin Steel

 

Hace ya una semana que regresé del taller con Ernesto en Bahía y aún no puedo totalmente entender el significado de todos estos increíbles encuentros que tuvimos. No puedo encontrar un inicio o un fin en mi mente desde el cual intentar orientarme. Me pareció que íbamos de un momento increíblemente profundo y conmovedor a otro en un flujo fantástico de interesantes oportunidades fotográficas, pero aún más importante fu la lección de humanidad que profundiza la comprensión de ti mismo y el lugar que ocupa en esta vida.

Pero déjeme comenzar dándole tributo a mis compañeros de viaje: Raphael, Leo y la deliciosa Tamara. No hubiera podido pedir por un grupo de personas mejor, más humano y entusiasta para poder compartir una experiencia como esta. Está claro que este grupo de jóvenes talentosos tiene un futuro prometedor delante de ellos y fue un gran placer trabajar y aprender con ellos. Y después estaba obviamente el mismo Maestro. Me quedé verdaderamente sin palabras mirando las fotos de su próximo libro, la conclusión de su trilogía sobre Cuba. La profundidad, la calidad y la originalidad del trabajo es verdaderamente inspirador. Este fue un momento especial para mi y se que por mucho tiempo lo guardaré como un tesoro. Lo que hace de esta experiencia con Ernesto algo tan vital es que él no guarda nada, todo lo que sabes y entiendes es compartido de una manera tan abierta y franca que tú, como estudiante, puedas beneficiar de este rico conocimiento.

Como ya dije, estoy todavía tratando de entender y de comprender todos los eventos vividos y quizá nunca lo haré. Mi único punto de referencia es que el trabajo producido bajo la guia de Ernesto, a pesar de no ser del gusto de todos, es lo más cercano que haya llegado a expresarme con una cámara y este es el tributo más grande que le puedo rendir a Ernesto a este altura. Me muero de gana para poder continuar este viaje….

Colin Steel

 



 

leonardo_carrato_01.jpgleonardo_carrato_02.jpgleonardo_carrato_03.jpgleonardo_carrato_04.jpgleonardo_carrato_05.jpgleonardo_carrato_06.jpgleonardo_carrato_07.jpgleonardo_carrato_08.jpgleonardo_carrato_09.jpgleonardo_carrato_10.jpgleonardo_carrato_11.jpgleonardo_carrato_12.jpgleonardo_carrato_13.jpgleonardo_carrato_14.jpgleonardo_carrato_15.jpgleonardo_carrato_16.jpgleonardo_carrato_17.jpgleonardo_carrato_18.jpgleonardo_carrato_19.jpgleonardo_carrato_20.jpgleonardo_carrato_21.jpgleonardo_carrato_22.jpg

® Leonardo Carrato

 

Bahía – El Reconcavo con Ernesto
Todo se basó en la confianza. Al pasar de los días los sentimientos venían, uno tras otro.
Muchos de ellos, aún desconocidos, me llevaron a sumergirme aún más dentro de mi mismo. Dejo este taller con otro ojo: más fotográfico, más profundo y, sobre todo, más humano.
Muchas historias, conversaciones, cervezas, rituales, ángeles y bendiciones que, seguramente, se quedarán conmigo por la eternidad.
Aquí está un poco de lo que he vivido y visto, seguramente no es mucho pero, poco a poco, los sentimientos serán descubierto y el crecimiento será inevitable.
Espero que otros como yo puedan apreciar lo que viví y se vayan a aventar, como yo lo hice, a oportunidades como estas con Ernesto.
Gracias Ernesto para llevarme más allá…. y también gracias a Raphael, Tammy y Colin en este increíble viaje.

Leo Carrato

 



 

raphael_alves_001.jpgraphael_alves_002.jpgraphael_alves_003.jpgraphael_alves_004.jpgraphael_alves_005.jpgraphael_alves_006.jpgraphael_alves_007.jpgraphael_alves_008.jpgraphael_alves_009.jpgraphael_alves_010.jpgraphael_alves_011.jpgraphael_alves_012.jpgraphael_alves_013.jpgraphael_alves_014.jpgraphael_alves_015.jpgraphael_alves_016.jpgraphael_alves_017.jpgraphael_alves_018.jpgraphael_alves_019.jpgraphael_alves_020.jpgraphael_alves_021.jpgraphael_alves_022.jpgraphael_alves_023.jpgraphael_alves_024.jpgraphael_alves_025.jpgraphael_alves_026.jpgraphael_alves_027.jpgraphael_alves_028.jpg

® Raphael Alves

 

La vida nos entrega regalos diariamente, pero tenemos que estar preparados para verlos.
Siempre admiré el trabajo de Ernesto Bazan. Conocía sus fotos de Cuba y seguí sus huellas desde mi adolescencia cuando decidí ser fotógrafo. En el 2012 la vida unió nuestros caminos. En su visita a Manaos, la ciudad donde vivo, tuve el placer de conocerlo y de pasar tiempo juntos, lo cual me hizo admirar aún más el ser humano detrás del trabajo lleno de significado y sentido, y especialmente de emociones. Una persona sencilla con un profundo conocimiento no solamente fotográfico – arte que maneja magistralmente – sino también de la vida. Mi admiración solamente creció. En los pocos días que compartí con él lo oí diciendo:” Si es destino que nos volveremos a encontrar así será.” De alguna manera, sentía que seria así.
Entonces hice lo posible para que sucediera y no ahorré ningún esfuerzo para poder atender su taller en Salvador de Bahía.
Tengo que admitir: ya sabia que estar con Ernesto durante diez días me enseñaría y me ayudaría a crecer como fotógrafo. A pesar de esto, no sabia que mis expectativas serian superadas. Esto se debe a que además de transcurrir tiempo con este ser humano maravilloso – Ernesto Bazan – también tuve la oportunidad de tener un rico intercambio cultural con mis nuevos amigos que participaban en el taller: Colin Steel, Leonardo Carrato y Tammy Merino. Todo ellos seres humanos especiales. No tengo palabras para describir lo que vivimos. Tengo fotografías. Y, sobre todo, tengo la certeza interior que fuimos bendecidos durante el taller, y que ninguno de nosotros somos ya los mismos. ¡Seguramente somos ahora mejores seres humanos!
¡Un cálido abrazo a cada miembro del grupo Na Verdade … y mi eterno agradecimiento!
¡Paz, salud, sabiduría y felicidad para todos ustedes!

Raphael Alves

 



 

tamara_merino_01.jpgtamara_merino_02.jpgtamara_merino_03.jpgtamara_merino_04.jpgtamara_merino_05.JPGtamara_merino_06.jpgtamara_merino_07.jpgtamara_merino_08.jpgtamara_merino_09.jpgtamara_merino_10.jpgtamara_merino_11.jpgtamara_merino_12.jpgtamara_merino_13.JPGtamara_merino_14.jpgtamara_merino_15.jpgtamara_merino_16.jpgtamara_merino_17.jpgtamara_merino_18.jpgtamara_merino_19.jpgtamara_merino_20.jpg

® Tamara Merino

 

Teniendo en cuenta que era mi taller fotográfico con Ernesto, debo decir que estaba abierta, me sentía segura y sabía que iba a ser una experiencia maravillosa, debido a que había visto muchas fotos y comentarios de los estudiantes de Ernesto a Workshops anteriores.
Pero este Workshops superó mis expectativas al 100%: fue una experiencia inolvidable.
Estuvimos constantemente bendecidos de situaciones y circunstancias mágicas y gente de alma pura.
Mas allá de la experiencia fotográfica fue una experiencia humana. Ernesto es él que hace todo posible, guiado por su instinto nos lleva a lugares increíbles, donde se crean momentos especiales e irrepetibles. Estoy infinitamente agradecida y feliz de cada persona que se cruzó en nuestro camino y nos abrió las puertas de su hogar y su corazón con una sonrisa y sin esperar nada a cambio.
Y aun mejor tuve una conexión con la fotografía a un nivel excepcional, además de haber superado mis habilidades fotográficas, tuve la oportunidad de observar el trabajo de Ernesto, y aprender cada mañana en las sesiones de edición a tener un ojo más critico y aprender de las criticas constructivas de Ernesto y mis compañeros.
Además de aprender del maestro, aprendes de los demás estudiantes. Agradezco infinitamente a mis tres compañeros Raphael Alves, Colin Steel y Leonardo Carrato, quienes no solo fueron un apoyo y unos amigos, si no también los mejores críticos. Gracias por mostrarme la vida de un punto de vista diferente, a veces más sencilla y a veces más audaz.
Estoy muy agradecida Ernesto por tu paciencia, tu critica, tu felicidad cada día y por enseñarnos a vivir el aquí y el ahora. ¡Eres un gran maestro, y estoy esperando poder volver a otro taller! 

Tammy Merino

 



Regresar a las Galerías 2013

 

Share