Galería A Little Step To The Left

Cuzco, Perú 2013

Italiano          Ingles


 

balbina_sada_01.jpgbalbina_sada_02.jpgbalbina_sada_03.jpgbalbina_sada_04.jpgbalbina_sada_05.jpgbalbina_sada_06.jpgbalbina_sada_07.jpgbalbina_sada_08.jpgbalbina_sada_09.jpgbalbina_sada_010.jpg

® Balbina Sada

 

Gente y lugares fabulosos para fotografiar un poco afuera de nuestra zona de confort. Un gran grupo de estudiantes, muchas diversiones, fantásticas fotos para llevarse para la casa. Considerándolo todo un taller maravilloso.

Balbina Sada.

 



 

norma_deschamps_01.jpgnorma_deschamps_02.jpgnorma_deschamps_03.jpgnorma_deschamps_04.jpgnorma_deschamps_05.jpgnorma_deschamps_06.jpgnorma_deschamps_07.jpgnorma_deschamps_08.jpgnorma_deschamps_09.jpgnorma_deschamps_010.jpg

® Norma Deschamps

 

Hace unos días tuve la suerte de asistir a un taller en Perú, el país en sí es un lugar interesante de visitar pero hacerlo del ojo fotográfica de Ernesto Bazan fue increíble. Una experiencia única y privilegiada, llena de gratos recuerdos.
Muy diferente a todo lo que me había imaginado. Ernesto desde el primer día nos pidió nos saliéramos de nuestra zona de confort y que tomáramos de preferencia con un lente fijo, contrario a lo que estaba acostumbrada hacer. Fue todo un reto! Como pasaban los días del taller, me fui acostumbrando al lente y a ver todo con otros ojos: ya buscaba imágenes más limpias, sencillas y que tocaran y transmitieran emociones. Había veces que el subconsciente me repetía: “La foto tiene que tener forma y contenido y no distracting elements.” Muchas fotos quedaron en el camino. No sé ni como, ni cuando, pero al final sentía que empezaba a ver todo de una forma distinta… tomar menos fotos y ser mas consciente de esos ‘distracting elements’. Gracias Ernesto por compartir con nosotros tus fotos y tu talento… tus imágenes son y serán fuente de gran inspiración. GRACIAS!

Norma Deschamps

 



 

pilar_caballero_01.jpgpilar_caballero_02.jpgpilar_caballero_03.jpgpilar_caballero_04.jpgpilar_caballero_05.jpgpilar_caballero_06.jpgpilar_caballero_07.jpg

® Pilar Caballero

 

Perú sobrepasó todas mis expectativas. En ningún momento pensé encontrar ni la mitad de la belleza que me esperaba en este país… la riqueza que tiene de recursos naturales, la misma riqueza la tiene por su gente… cálida que sin falta te da la bienvenida y te ofrece lo que esté a su alcance.
El curso de fotografía fue un verdadero camino de aprendizaje. Cada con día Ernesto exigía de nuestras fotos nada menos de lo que él creía podíamos dar exprimiendo así, la habilidad fotográfica que había en cada uno de nosotros…
Muchas gracias, Ernesto por esta experiencia no solo fotográfica, sino vivencial. Espero poderla repetir pronto.

Pilar Caballero

 



 

pilar_sada_01.jpgpilar_sada_02.jpgpilar_sada_03.jpgpilar_sada_04.jpgpilar_sada_05.jpgpilar_sada_06.jpgpilar_sada_07.jpgpilar_sada_08.jpgpilar_sada_09.jpgpilar_sada_010.jpg

® Pilar Sada

 

Ernesto ahora si después de una semana de mucho trabajo me puedo sentar y escribirte unas líneas para agradecerte el enseñarme a ver a través de tu lente y tu imaginación.
En el taller aprendí mucho, tomé muchas fotografías pero sobre todo las fotografías que se toman con el alma. Vi lugares que no hubiera conocido nunca y gente sencilla muy valiosa que nunca hubiera tenido el privilegio de conocer.
Gracias por un taller que me deja huella en el alma y corazón.

Pilar Sada

 



 

stan_raucher_01.jpgstan_raucher_02.jpgstan_raucher_03.jpgstan_raucher_04.jpgstan_raucher_05.jpgstan_raucher_06.jpgstan_raucher_07.jpgstan_raucher_08.jpgstan_raucher_09.jpgstan_raucher_010.jpgstan_raucher_011.jpgstan_raucher_012.jpgstan_raucher_013.jpgstan_raucher_014.jpg

® Stan Raucher

 

Mi viaje de un mes en Perú que comenzó con el taller de Iquitos con Ernesto terminó de manera maravillosa con su taller en Cusco. Esto era mi octavo taller con Ernesto, y no puedo pensar de una mejor manera para seguir creciendo fotográficamente y disfrutar de tu vida al mismo tiempo. Este taller reveló de manera personal y cercana los altiplanos peruanos mientras explorábamos rutas fuera del circuito turístico fotografiando la cosecha de las papas y la vida de unos pastores hablando en quechua. Visitamos celebraciones en pequeños pueblos y interactuamos con la gente local de manera intima y alegre gracias a la personalidad extrovertida de Ernesto. También fotografiamos procesiones religiosas que eran reminiscente de la fiesta de la Pascua en Sicilia.
Este taller ha sido unos de los más divertidos gracias al grupo maravilloso de estudiantes. Fue increíble finalmente encontrar Willard y mirar las imágenes que está considerando por su libro. Estoy curioso de ver las fotos que sacó en el taller una vez que revela todas sus películas.
Las cuatros mujer es de Monterey fueron muy divertidas. Norma parecía que siempre estaba tirada al suelo para poder encuadrar sus imágenes perfectamente. Pilar y su hija Pili nos divertían con su especial sentido del humor. Balbina que fue sacada muchísimo fuera de su zona de confort avanzó de manera increíble gracias a su gran esfuerzo bajo la guia de Ernesto.
Finalmente, cada uno de nosotros aprendió que las fotos podrían mejorarse muchísimo simplemente moviéndose un pasito hacia la izquierda.

Stan Raucher

 



 

willard_pate_01.jpgwillard_pate_02.jpgwillard_pate_03.jpgwillard_pate_04.jpgwillard_pate_05.jpgwillard_pate_06.jpgwillard_pate_07.jpgwillard_pate_08.jpgwillard_pate_09.jpgwillard_pate_010.jpgwillard_pate_011.jpgwillard_pate_012.jpg

® Willard Pate

 

Nunca hubiera imaginado cuando tomé mi primer taller con Ernesto en el 2001 que iba a seguir 24 otros talleres llegando el 2013. Pero así fue; acabo de terminar el vigésimo quinto. Apropiadamente, en los altiplanos peruanos, mi destinación favorita. Ha sido también con unos de mis grupos favoritos. Junto con las dos Pilar, Balbina, Norma, Stan y Ernesto creamos un grande grupo mientras transcurríamos nuestros días en alturas elevadas en las montañas alrededor de Pisac para después regresar en el delicioso hotel para cenas amenas llenas de vino y lindas conversaciones.
Una jornada me quedó particularmente impresa no necesariamente por las fotos que sacamos, sino porqué descendimos (a pies) en un valle que se acerca lo más posible a mi idea de Edén.
Llamas, alpacas, vacas y burros pastando pacíficamente cerca de un torrente mientras las ocasionales pastoras, acompañadas por el habitual perro, tejían en espera que llegara la hora del crepúsculo que indicase su regreso a casa. Hubieron, como siempre acontece en los talleres de Ernesto, otros momentos memorables. Pero éste no lo olvidaré nunca.

Willard Pate

 



Regresar a las Galerías 2013

Share